La viagra femenina busca mujeres ¿enfermas?

La flibanserina, la mal llamada “viagra femenina”, comienza su venta en Estados Unidos no exenta de polémica. Para empezar… ¿a quién va dirigida?

La viagra femenina busca mujeres ¿enfermas?

Recurrimos a nuestra sexóloga Laura Cámara con miles de preguntas: El viagra femenino… ¿Era necesario? ¿Es un fraude? ¿Un paso hacia la igualdad de género? “Parece que se haya descubierto poco menos que un milagro”, nos asegura. ¿Pero es así?

“La investigación en cualquier campo es beneficiosa, y más si cabe en sexología, donde los tabúes todavía imperan demasiado. Tener recursos para trabajar en pacientes con disfunción sexual es siempre positivo y, si realmente en algún caso se pudiera recurrir a la medicación, sería genial… ¿Pero esto es así realmente?”, puntúa Laura Cámara.

Cuando el deseo femenino lo escriben los hombres

El deseo sexual hipoactivo es la disfunción sexual femenina por excelencia. La que genera más consultas y la que seguramente más quebraderos de cabeza conlleva para los terapeutas. Hay muchas sombras revoloteando sobre el deseo sexual femenino. Es el gran incomprendido: desde la industria farmacéutica se intenta “patologizar”, porque sobre él recae un montón de esperanzas económicas. Sucede igual con otros procesos fisiológicos de la mujer, como la menstruación o la menopausia.

“Buscamos medicamentos para todo, hasta para lo que es natural. En este caso, la industria farmacéutica comercializa un fármaco que no tiene una indicación clara. ‘Se busca enfermedad para este fármaco’”, nos aclara. Hay que ser todavía cautos para ver cómo funciona la flibanserina, pero Laura Cámara ya asegura, como profesional, que “no va a funcionar” y añade como mujer “ni falta que nos hace”.

Se sabe de sobra qué factores influyen sobre el deseo sexual femenino, pero la industria farmacéutica investiga sin tener en cuenta esos factores: la intimidad, la relación de pareja, la satisfacción sexual, etc. Nuestra sexualidad se mide a través de la sexualidad masculina, cuando sabemos de sobra que en eso somos diferentes. Así que realmente llamar “viagra” al nuevo medicamento no tiene sentido, porque ni es viagra, ni se le parece en nada. Habrá que estar expectantes a los resultados que obtengan los primeros tratamientos. No quieran vendernos la piel del oso antes de cazarlo, porque su utilización y seguridad tienen, cuanto menos, dudas razonables.

Nuestra sexualidad se mide a través de la sexualidad masculina

¿Debemos exigir medicamentos para mejorar nuestra sexualidad?

viagra

Según Laura Cámara, debemos exigir investigaciones de calidad que tengan en cuenta la sexualidad femenina, no como una extensión de la masculina, sino como una entidad propia. Con particularidades distintas y razones de deseo distintas. Debería investigarse con el mismo interés e importancia, no con fines económicos. No nos saquen enfermedades de donde no las hay. No debemos exigir medicamentos que no son seguros, ni eficaces, ni tan siquiera necesarios. Debemos exigir primero invertir en conocimiento y superada esta fase, se podrá investigar en farmacología.

La salud sexual por derecho

Laura Cámara

Laura Cámara es la nueva terapeuta sexual de Marie Claire. Además es matrona: estudió la especialidad de Ginecología y Obstetricia y Experta universitaria en salud sexual y reproductiva y Master en sexología, terapeuta sexual y de pareja. Ejerciendo como matrona y, sobre todo, después de dar a luz a sus hijas, cuando se decidió a dar el paso: ayudar a las mujeres y sus parejas como profesional de la ginecología y la sexología, compaginando ambas profesiones. En el 2014 se incorpora en la Clínica Ginecológica Forum de Granada como terapeuta sexual y de pareja. Y en este mismo año, comienza a escribir su propio blog donde comparte con su cada vez mayor audiencia consejos y temas de interés sobre la sexualidad.

Su Web: Ginesex
Síguela en Facebook
@ginesexologiagr

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS