Los cinco grandes mitos del sexo: ¿qué es verdad y qué no?

Todavía existen muchos mitos y creencias populares que no son ciertas sobre la sexualidad. ¿Qué es realidad y qué es mentira? Te las desvelamos.

Que la virginidad acaba con la rotura del himen o que no se debe tener sexo durante la menstruación son solo algunos mitos relacionados con la sexualidad que siguen siendo muy comunes. We-Vibe y la terapeuta sexual Ana Lombardía nos desvelan los grandes mitos que existen en torno al sexo. ¿Qué es verdad y qué no?

Himen y virginidad

El término "himen" persiste, por desgracia, y da lugar a la imagen mental de una piel que cierra el canal vaginal como un film transparente. Sin embargo, la experta en bienestar sexual de We-Vibe, Ana Lombardía, explica que se trata más bien de una fantasía: "Algunas personas tienen himen, que es un anillo de membrana mucosa que rodea la entrada de la vagina, pero no la cierra. El llamado himen es estirable y, en la mayoría de las personas que lo tienen, el himen no cambia ni siquiera cuando se produce el parto vaginal." Por lo tanto, si una mujer sangra durante las relaciones sexuales, no es porque el "himen" esté roto, sino probablemente porque no hay suficiente humedad. Ana Lombardía asegura que "no existe un himen en este sentido y que su falta no prueba que haya habido relaciones sexuales con penetración”.

La penetración como placer

La sensación de penetración puede ser genial; pocas formas hay de acercamiento tan estrecho con la pareja. Las personas con pene pueden conseguir con él un buen orgasmo. Sin embargo, la situación es algo diferente para las personas con clítoris. En una encuesta realizada por We-Vibe, el 48,5% de las personas con clítoris encuestadas afirmaron que siempre o casi siempre necesitan estimulación adicional del clítoris durante las relaciones sexuales con su pareja para experimentar un orgasmo.

Sin embargo, no hay que preocuparse porque el sexo es muy variado y puede ser mucho más que la penetración, ya sea con caricias, estimulación oral o bondage. Ana Lombardía explica: "El sexo es sexo cuando lo defines como tal. No importa si los amantes se tocan, se miran o tienen penetración. Todo aquello que sea placentero, positivo, deseado y consensuado es una forma de sexualidad".

sexo mitos
Pexels

El sexo en solitario perjudica las relaciones en pareja

Aunque se concibe como (socialmente) aceptable para los solteros, mucha gente cree que la masturbación en solitario en una relación es una mala señal. Ana Lombardía lo ve de otra manera: "Es perfectamente normal y bueno si sabes lo que quieres y lo que no quieres. El sexo en solitario ayuda al autodescubrimiento y es fundamentalmente diferente del sexo con la pareja. Así que no significa que la masturbación sustituya o compita con los momentos íntimos en pareja". Por el contrario, "conocer el propio cuerpo, las preferencias y las necesidades puede reforzar la relación de pareja", añade Ana Lombardía, "y la variedad en la vida sexual puede tener un efecto positivo en la sexualidad de la pareja".

No puedes quedarte embarazada durante la menstruación

Durante mucho tiempo, el sexo durante la menstruación se consideró un tabú. Sin embargo, algunas mujeres sienten mucho placer durante este periodo y no quieren dejar de practicarlo. Pero ¿hay que utilizar algún método anticonceptivo durante la menstruación? La experta de We-Vibe, Ana Lombardía, aconseja precaución, porque "la probabilidad de quedarse embarazada no es muy alta, pero también se puede ser fértil durante la menstruación". Y siempre se puede contraer una ITS, por lo que las parejas deben utilizar métodos anticonceptivos incluso durante estos días". 

Los hombres siempre tienen ganas

Tu deseo sexual no está condicionado por tu género. Es perfectamente normal no querer sexo a veces, y no significa automáticamente que algo esté mal. La pasión o la falta de ella tiene más que ver con la forma en que accedemos a nuestra sexualidad", dice Ana Lombardía. A menudo, la falta de erección se entiende como falta de deseo. Pero en realidad, los hombres pueden sentir muchísimo placer e incluso llegar al orgasmo sin necesidad de tener una erección.

Continúa leyendo