Los mejores consejos para disfrutar del sexo con más de 50 años

¿Cómo disfrutar de la sexualidad en la tercera edad? ¡Toma nota de estos consejos de experto!

La jubilación puede significar jugar al bingo, cuidar de varios gatos, tejer prendas para los nietos y... ¡tener buen sexo! La creencia de que el deseo de intimidad disminuye en la vejez es puro mito. Una encuesta reciente de We-Vibe reveló que el 48 por ciento de la población cree que el deseo sexual disminuye con la edad. Sin embargo, en la autoevaluación de su propia libido, la mayoría de las personas mayores de 55 años en España se otorgaron un mínimo de 7 puntos en una escala de 10 puntos. Esto es además respaldado por el Berlin Age Study II, que mostró que las personas mayores son más activas sexualmente que las generaciones más jóvenes.

¿El sexo es solo para jóvenes?

Es común ver que en televisión y películas, las escenas de amor y sexo están siempre representadas por jóvenes. Esto da lugar a conceptos sociales erróneos sobre que las personas que alcanzan la vejez ya no son sexualmente activas. ¡Pero nada más lejos de la realidad! We-Vibe ha hablado con varias personas mayores de 60 años sobre sus preferencias y actividades sexuales, además de con la autora Joan Price y la sexóloga española Ana Lombardía, para traernos los mejores consejos de sexo para los mayores.

1. Redefine el sexo: El sexo puede cambiar con la edad. Pero es una oportunidad para romper con la definición clásica de que "sexo es igual a penetración" y probar algo nuevo. A menudo se redescubren nuevas preferencias, zonas erógenas y nuevas conexiones con la pareja. Todos los participantes entrevistados manifestaron que el sexo ha cambiado y que ahora pueden disfrutarlo mucho más que en su juventud.

“Deja de lado la conceptión que tenías del sexo porque no vamos a volver a los 20”, explica Joan Price. “Conviértelo en un viaje de exploración para descubrir qué te funciona ahora. Descubre lo que te brinda mayor placer, excitación y orgasmos a tu edad actual". Después de todo, el 18 por ciento de los encuestados españoles cree que el sexo se vuelve más relajado con la edad porque para entonces conoces mejor tu propio cuerpo. El sexo también puede ser más íntimo porque probablemente han pasado años con la misma pareja.

sexo
Pexels

2. Olvida las apariencias: Como partidarios inconscientes del movimiento de positividad corporal, todos los participantes señalan repetidamente que la apariencia no juega un papel importante en el sexo. Si te sientes bien en tu propio cuerpo, podrás disfrutar mucho más de la intimidad con tu pareja. Casi todos los participantes informan que el sexo es más placentero e informal, ya que ya no se preocupan tanto por su apariencia. Señalan además que les hubiera gustado tener la confianza en sí mismos para sentirse bien con sus cuerpos cuando eran jóvenes, independientemente de la presión social y los ideales de belleza.

3. El mejor sexo es aquel que es placentero para los dos: Muchas personas creen saber exactamente qué es lo que más le gusta a su pareja basándose en películas y publicidad. Pero las preferencias y necesidades son muy individuales. Con la edad, muchas personas conocen mejor su propio cuerpo y sus propios deseos y, en el mejor de los casos, también pueden comunicarlos mejor. 

4. La comunicación es clave: La comunicación es la clave para una buena relación y para un buen sexo. Escuchar es tan importante como expresar los propios deseos. Incluso en una relación a largo plazo, es importante hacerle saber a su pareja cuando ciertas acciones ya no se sientan tan bien o excitan como antes. En cambio, vale la pena probar cosas nuevas.

5. Calidad por encima de cantidad: El sexo cambia con el tiempo, por supuesto. Por ejemplo, el deseo general de sexo puede disminuir, al igual que la excitación puede tardar en llegar o las reacciones a ciertos estímulos pueden cambiar. Sin embargo, el cuerpo todavía reacciona al tacto y, por lo tanto, a menudo es suficiente comenzar a tocarse para provocar el deseo y la lujuria. Según Joan Price: “La frecuencia puede disminuir, pero la calidad puede aumentar. No se trata de la frecuencia con la que tenemos relaciones sexuales, sino del tipo y la calidad de las relaciones sexuales que tenemos; y lo más importante, cuánto placer obtenemos al tenerlas".

Continúa leyendo