Mejora (y aumenta) tu satisfacción sexual haciendo yoga

¿Sabías que el yoga es uno de los deportes que más favorece tu sexualidad? Estos son sus beneficios y los mejores ejercicios para tener unas relaciones más plenas y satisfactorias.

El yoga y el sexo

Se ha hablado siempre mucho de los beneficios del yoga. Empezar a practicarlo puede significar un antes y un después en nuestra vida diaria porque influye positivamente en tus emociones, en tus acciones. Te hace más fuerte, flexible y resistente.

Pero lo más importante es que te conecta a través del trabajo con el cuerpo con la parte más profunda de ti misma: esa parte olvidada pero verdadera, que puede hacerte más consciente de tus potenciales y recursos naturales, así como también de tus resistencias y miedos.

En esta vida de locura, un poco de calma es esencial para conseguir tus objetivos y sentirte bien con tu ‘yo’ interior. El yoga puede darte eso y mucho más. De hecho, uno de sus -puede que más desconocidos- beneficios sea lo positivo que resulta para tu vida sexual. ¡Es todo un círculo positivo! Si una sexualidad sana requiere de un cuerpo y de una mente saludables, el yoga se convierte en tu mejor opción: dos en uno.

Si ya te has aventurado en el mundo del yoga, te interesará saber cómo tu satisfacción sexual será mucho mejor; y si aún no lo has probado todavía, querrás hacerlo. Conocer nuestro cuerpo es fundamental para poder disfrutar del sexo y el yoga es una disciplina que involucra cuerpo, mente y emociones. Con unas relaciones sexuales sanas podemos encontrar la sensación de unidad con nuestra pareja: el buen sexo nos une.

No debemos concebir el sexo como una actividad únicamente destinada a dar y recibir placer porque va más allá: si se experimenta con libertad y plenitud incluso hasta se puede vivir como un estado de meditación. ¿No te has dado cuenta cómo el tiempo se para cuando disfrutas de un buen encuentro sexual? Con la meditación pasa lo mismo. Tienen más en común de lo que piensas.

Los estudios lo confirman

El yoga y el sexo

The Journal of Sexual Medicine nos confirma con algunos de sus estudios lo que te contamos: “el yoga representa una mejora en muchos de los aspectos de la función sexual desde el deseo, los orgasmos y una mayor satisfacción”.

Uno de sus estudios publicado en 2016, analizó a 40 mujeres saludables entre los 22 y 55 años que practicaban este deporte, todas con una vida sexual activa. Todas afirmaron que tuvieron una mejora en su función sexual basada en un mayor deseo hacia su pareja, una mejor lubricación, más –y mejores- orgasmos y en definitiva, una satisfacción mucho más plena; sobre todo en las mujeres de más de 50 años. Estos estudios también se realizaron en hombres que empezaban a practicar yoga y la conclusión fue muy positiva: también incrementaron su deseo sexual, mejoraron la erección, el control eyaculatorio, la confianza tanto en ellos como en su pareja y la satisfacción después del sexo.

Ejercicios para practicar

El yoga y el sexo

Te nombramos, para que lo pruebes, algunas de las asanas –ejercicios físicos- claves para una mejor respuesta sexual:

  • Mariposa: una postura que sirve para relajar las piernas y al mismo tiempo estimula los órganos sexuales, y al abrir la cadera ayuda a liberar la energía sexual acumulada.
  • Pinza: estimula las glándulas sexuales y se la considera una de las posiciones que ayudan a mantener la salud y la juventud.
  • El puente: fortalece y tonifica los músculos del suelo pélvico.

No solo te sentirás más en forma, sino que tendrás mejores relaciones sexuales. ¿No será el yoga ese deporte que siempre hemos querido?

CONTINÚA LEYENDO