Los mejores juguetes sexuales femeninos de 2019

En apenas unos años el clímax femenino ha pasado de ser un tema tabú a ser 'trending topic' en internet. ¿Los responsables? Los juguetes eróticos, un método que se ha renovado sin otra pretensión que la de dar placer a la mujer.

juguetes sexuales
Estimulador de clítoris con forma de labial.

Casi el 80% de las mujeres llega al clímax con más frecuencia si se autoestimula que manteniendo relaciones de pareja, y la mitad de ellas, experimenta orgasmos múltiples solo cuando se masturba, afirma un estudio elaborado por Lelo, marca de juguetes eróticos de lujo. Estas credenciales han servido para romper la barrera que existía a la hora de hablar de la masturbación femenina y del uso de juguetes eróticos como perfecto compañero. No deja de ser curioso, puesto que la mayoría piensa lo contrario, que "la capacidad de las mujeres para experimentar orgasmos es muy superior a la del género masculino. Mientras que un hombre requiere de un proceso refractario tras experimentar un orgasmo y comenzar la búsqueda de uno nuevo, las mujeres pueden encadenar más de uno de forma consecutiva", señala Alberto Gooding, responsable de Lelo en España.

Del 'self-care' al 'sex-care'

Era cuestión de tiempo que se hablase alto y claro del autocuidado femenino y del placer como hilo conductor. La masturbación se posiciona en la misma línea que el wellness, el ejercicio físico o realizar una correcta rutina de limpieza. Una nutrida lista de beneficios que se obtienen al alcanzar el orgasmo avala esta relación. Según un informe de Intimina, marca de productos para el cuidado íntimo, se produce más oxitocina (la hormona responsable de aumentar los niveles de felicidad), se combate el estrés, ayuda a relajarse y cumple una función analgésica.  

El futuro ya está aquí

Cada vez son más los juguetes eróticos que incorporan una app desde la que puedes (o pueden) controlar su funcionamiento. Es decir, si tú le dices el password de la aplicación a alguien, esa persona puede hacer funcionar el aparato que llevas colocado en tu zona íntima. Ya esté sentada en frente de ti o a 1.000 kilómetros de distancia. Búscalos en Amazon.

Succionadores

LELO JUGUETE SEXUAL
Masajeador de clítoris Sona 2, de Lelo.

Así se denomina a la nueva generación de estimuladores de clítoris y responsables de que muchas mujeres vivan la sexualidad de una forma mucho más abierta. El masajeador de clítoris Sona 2, de Lelo, cuenta con 12 modos de intensidad, que van de menos a más, y funciona a través de ondas sónicas que se transmiten desde la parte externa del órgano hasta su raíz, estimulando toda la zona sin apenas necesidad de contacto. "Muchas mujeres piensan que el clítoris es solo lo que se ve y no saben que tiene una parte interna. Los juguetes eróticos no solo proporcionan placer, sino que también permiten a quienes los usan conocer mejor su propio cuerpo", explica Alberto Gooding, Marketing and Communications Manager de Lelo. Además de su elegante diseño ergonómico, su batería asegura más de 200 orgasmos por carga.

Oro, parece plata no es

Ya no tienes que comprar un vibrador con forma de pene para satisfacer tu deseo sexual. Ahora existen en el mercado todo tipo de figuras que a simple vista parecen ser un pintalabios o un masajeador facial. Estos diseños tan sofisticados y elegantes cumplen todos los requisitos para que puedas llevarlos en la maleta sin que nadie destaque su presencia; sus motores son tan potentes como silenciosos.

Revolución 'veggie'

Este estilo de vida que rechaza el uso de productos y servicios que provengan de animales no humanos también tiene cabida en el universo del BDSM. También hay firmas, como la española Miss Vivien, de cosmética sensual vegana. Existe en el mercado una completa línea de látigos, arneses y cuerdas de un material que imita al cuero con los que practicar y disfrutar del placer que ofrecen.

'New boutique'

El antiguo diseño oscuro (y oculto) del Sex-Shop ha dado paso al nuevo concepto: el Erotik Market, un espacio mucho más abierto, luminoso y sensorial. "Le pedí al interiorista que pareciese una tienda de caramelos", explica Manuel Pérez, Sales Manager de Be Lover (C/ Santa Brígida, 4, Madrid). Este espacio de 200 m2 ofrece una experiencia sensorial y personalizada a sus clientes. "Tenemos más de 2.000 artículos eróticos en la tienda y puedes tocarlos todos", afirma Manuel. Además, cada mes ofrecen a sus clientes talleres gratuitos sobre sus productos y su uso, y showrooms de lencería.

Continúa leyendo