Mitos sobre el sexo: ¿qué hay de cierto?

Cuando se habla de sexo siempre hay controversia. Hay una serie de creencias y mitos que, en muchos casos, se dan por ciertos sin serlo. Repasamos algunos.

Cuando se habla de sexo siempre hay controversia. Hay una serie de creencias y mitos que, en muchos casos, se dan por ciertos sin serlo. Repasamos algunos.

La importancia del tamaño, diferencias entre hombres y mujeres en el deseo sexual, la edad, alimentos para subir la libido… acudimos a los profesionales de Boston Medical Group para desmontar algunos mitos sobre el sexo. Una de las creencias más extendidas cuando se hace referencia al sexo, es que los hombres tienen mayor necesidad de relaciones sexuales que las mujeres y que siempre están preparados y con ganas. Según los expertos, esto no es cierto, ya que, al igual que les sucede a las mujeres, el deseo experimenta diferentes fases y puede verse afectado o disminuido por condiciones médicas, preocupaciones, falta de comunicación y feeling con la pareja, cansancio, estrés o la confianza en uno mismo.

Es cierto que, a todos esos factores anteriores, hay que sumar, en el caso de la mujer, el ciclo menstrual, el uso de píldoras anticonceptivas o el estigma social que aún persigue a muchas mujeres que hace que no hablen de sus deseos o apetencias con normalidad.

Otro mito muy popular es el de que el dolor de cabeza es una buena excusa para evitar tener relaciones sexuales y no es así, ya que durante el orgasmo se liberan las endorfinas, que tienen el mismo efecto que los analgésicos y determinadas sustancias relajantes. Si no apetece, mejor que las excusas, es hablarlo sin rodeos.

5 mitos sobre la Salud Sexual Masculina

Desde las clínicas de Boston Medical Group nos explican que:

1. Los hombres tienen más deseo sexual que las mujeres: "Tanto ellos como ellas se ven condicionados por los mismos factores a la hora de tener sexo: deseo, pasión, energía… y también les afectan los mismos problemas, como el estrés o el cansancio".

2. La pornografía ayuda a mejorar las relaciones: "Un consumo excesivo de este material provoca cambios en el cerebro, ya que altera la dopamina, creando mayor resistencia a la misma y a la pérdida de muchos receptores en las células nerviosas. Cada vez más menores de 30 años que no padecen diabetes ni enfermedades cardiológicas están llevando a cabo tratamientos en las clínicas".

3. El alcohol es bueno para el sexo: "Un consumo moderado puede ayudar a desinhibirse a la hora de entablar una conversación, pero en cuanto se sobrepasan esos límites, la ingesta juega malas pasadas, ya que se disminuye la excitación y la respuesta sexual a la estimulación".

4. La Disfunción Eréctil solo afecta a los mayores: "Aunque comúnmente se cree que esta patología afecta a la población mayor de 65 años, según un estudio realizado por Boston Medical Group, el 44% de los hombres que padecen Disfunción Eréctil tienen menos de 50 años, una cifra que ratifica que no depende exclusivamente de la edad".

5. Mejor guardarse los problemas en la cama: "No hay que considerar el tema del sexo como algo tabú. Compartir los trastornos con la pareja ayuda a buscar una solución. No vale con consultar al ‘doctor Google’, lo mejor es acudir a un experto que evalúe cuál es el problema y qué tratamiento es el más aconsejable".

3 realidades sobre el sexo

Y continúan los expertos:

1. "Más calidad que cantidad: Los especialistas recomiendan concentrarse en la calidad más que en la cantidad de las relaciones sexuales. La frecuencia no es lo más importante, sino el grado de satisfacción".

2. "El deporte favorece el rendimiento sexual: La actividad física es buena para el ser humano al afectar positivamente tanto al cuerpo como a las emociones, una combinación idónea para mantener relaciones íntimas. Su práctica hace que se generen más endorfinas y testosterona en el caso de los hombres, por lo que aumenta el apetito sexual".

3. "No existen alimentos afrodisíacos: Aunque no existen como tal, algunos productos incluyen sustancias que potencian las hormonas masculinas para las relaciones sexuales, como por ejemplo el cacao, la miel, la sandía o las ostras".

También te puede interesar:

Continúa leyendo