¿Por qué los millenials tienen menos sexo?

Esto es lo que dice la estadística…

Pexels

Se ha hablado mucho sobre la sexualidad de los jóvenes y el futuro de la misma. Algunos estudios aseguran que en un par de décadas dejaremos de tener sexo entre nosotros para empezar a tenerlo con robots, pero quizás no haga falta irse tan lejos en el tiempo. Y es que seguro que has visto las muchas estadísticas que aseguran que cada vez tenemos menos relaciones sexuales.

Esta tendencia es especialmente acusada entre la generación de los millennials (aquellos nacidos entre mediados de los años 80 y mediados de los 90), también llamada generación Y. 

Así lo afirmaba hace un par de meses un estudio coordinado por la Universidad de San Diego y publicado en la revista científica 'Archives of Sexual Behavior'. Según la investigación, más del 15% de los adultos de entre 20 y 24 años aseguró no haber tenido ninguna pareja sexual desde los 18 años. Además, se llegó a la conclusión de que los adultos de ahora tienen hasta 10 relaciones sexuales menos al año si se comparan con las cifras de los años 90.

 

Pexels

Otro estudio de la General Social Survey (GSS) arrojó los mismos resultados: a principios de los 2000, aproximadamente el 73% de los adultos de entre 18 y 30 años practicaba sexo al menos dos veces al mes, una cifra que ha caído al 66% en los pasados años. Pero, ¿cuáles son los motivos que hacen pensar que los millennials tienen menos sexo que sus predecesores?

¿Cuáles son los motivos?

La relación con las nuevas tecnologías: Es paradójico que en la época de Tinder y otras aplicaciones para ligar tengamos menos relaciones sexuales que nunca, pero es cierto. ¿Por qué? Porque cada vez pasamos más tiempo enganchados a la pantalla y dedicamos más tiempo a construir relaciones online que en persona. Y en cuánto al sexo… ya existen aplicaciones para disfrutar de él a través del móvil.

Condiciones económicas: Los millennials viven, generalmente, peor que sus padres. Los bajos salarios, los trabajos precarios y el precio del alquiler son solo algunas de las condiciones económicas en las que se ven envueltos. Según los datos, en 2017 el 34% de los jóvenes de entre 18 y 34 años vivía en casa de sus padres. Y es más difícil sacar tiempo para tener sexo si se trabaja todo el día o se comparte vivienda...

Ansiedad: Estas pésimas condiciones económicas también tienen un efecto negativo sobre la salud mental de los jóvenes: la generación de los millenials es también la que reporta mayores casos de problemas como la ansiedad o la depresión, enfermedades que pueden alterar enormemente el apetito sexual…

Diversidad: La mayoría de investigaciones al respecto estudian el sexo como se ha hecho tradicionalmente: sólo teniendo en cuenta el coito heterosexual. Cada vez más adultos se reconocen como miembros de la comunidad LGTBI y cada vez son más las formas de disfrutar y obtener placer, más allá de con la penetración- por lo que quizás habría que ampliar el espectro de estos estudios...

Continúa leyendo