Practica Yoga y ten mejor sexo

Esta disciplina estimula la libido, libera energía sexual, estimula las glándulas sexuales y te aporta energía

Practica yoga y ten mejor sexo

Cuando practicamos yoga, equilibramos cuerpo, mente y espíritu, pero ¿sabes que nuestra vida sexual también sale beneficiada? Esta disciplina estimula la líbido, libera energía sexual, estimula las glándulas sexuales y te aporta energía. Sólo tienes que saber qué posturas te vienen mejor.

El arco

Bocabajo, echa los brazos hacia atrás y agarra los tobillos con las manos. Levanta la cabeza, el pecho y las piernas, adoptando una posición arqueada, de ahí su nombre. Mantén el equilibrio y la respiración tanto como puedas. Hay que repetirlo tres veces, pero, si tienes problemas de espalda, no es aconsejable realizarlo.

 

Este ejercicio, además de tonificar y moldear nuestro cuerpo, estimula la zona pélvica: al enviar una descarga de sangre hacia la zona del abdomen, relaja tensiones y prolonga la parte superior del cuerpo.

La pinza

Sentada en el suelo con las piernas rectas, nos vamos flexionando hacia delante colocando las manos en las pantorrillas, los tobillos o las plantas, según nuestra flexibilidad. Dejamos caer la cabeza relajada entre los brazos. Debemos ir ganando flexibilidad con cada exhalación y, llegado el momento, lograremos a tocar las piernas con la frente.

 

Así, relajamos la pelvis y los muslos, y fortalecemos las glándulas sexuales.

El zapatero

Siéntate en forma de mariposa y junta los pies. Coloca las manos en los muslos y presiona éstos para acercar las rodillas al suelo.

 

Además de trabajar los abductores, estimulas la función de los órganos sexuales y liberas energía sexual acumulada.

La cobra

Colocada boca abajo, piernas juntas y estiradas, y los brazos doblados con las manos apoyadas a la altura de los hombros. Levanta el tronco, manteniendo las piernas pegadas al suelo, sujetándote con los brazos, bajando los hombros y elevando la barbilla de manera que miremos ligeramente hacia arriba. Mantén la postura 30 segundos, descansa tumbada boca abajo y vuelve a hacerla 30 segundos más.

 

Consigue que la sangre fluya mejor por toda la región pélvica. Con este movimiento la energía recorrerá tu cuerpo, despertando tu deseo.

Etiquetas: yoga

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS