Vídeo de la semana

'Fishing': por qué debes conocer esta estrategia para ligar en las apps de citas

Analizamos todas las claves de este método de conquista y todo lo que hay que tener en cuenta para detectarlo fácilmente.

fishing estrategia ligar
‘Black Mirror’ / Cortesía de David Dettmann / Netflix.

Quienes están familiarizados con la dinámica de las aplicaciones para ligar, probablemente ya conocen las diferentes tácticas que pueden operar en ellas. Algunas de estas estrategias, como el ghosting, son muy cuestionables y sirven para decir adiós cuando el interesado en poner fin a la relación no se atreve, no está por la labor o, simplemente, considera que no tiene por qué hacerlo. Otras, como el breadcrumbing - cuya traducción literal sería 'migas de pan' -, consisten en acaparar la atención de la otra persona con un coqueteo constante o intermitente en el tiempo con el objetivo de mantener el interés, aunque en realidad no se tiene ninguna intención de llevar las cosas mucho más lejos. Es decir, se trata solamente de un juego en el que quien sostiene esta estrategia se guarda un comodín (o varios) bajo la manga.

Cerca de esta táctica se sitúa también el fishing, denominado así por sus similitudes con la práctica de la pesca. Hablando en plata podríamos definirla como tirar la caña y esperar a ver quién muerde el anzuelo. El fishing describe la acción de comunicarse con varias personas a la vez dentro de una misma app de citas o, incluso, en varias. Normalmente, el pescador considera que puede tener posibilidades con todas las personas con las que inicia un primer contacto vía mensaje de texto. En el momento en que una o varias de ellas aceptan esta solicitud y muestran interés por permanecer en sus redes, el pescador elige a quien más le interesa ahora que sabe que tiene probabilidades de éxito, y puede que ignore al resto (devolviéndoles al mar siguiendo este símil), o que les mantenga entretenidos con las miguitas de pan mencionadas anteriormente, por si la primera presa les sale rana.

fishing estrategia conquista
‘Black Mirror’ / Cortesía de David Dettmann / Netflix.

¿Es fácil identificar esta práctica a primera vista? En realidad, no. Aunque depende mucho de las solicitudes que cada uno esté acostumbrado a recibir y a responder. La justificación principal es que quienes son aficionados a la táctica del fishing suelen enviar mensajes bastante genéricos - de tipo ¿Qué tal? o ¿Qué estás haciendo?, copiados y pegados en diferentes perfiles, sin tomarse demasiadas molestias en la conquista -, por lo que puede ser complicado detectar si realmente están pescando o si, por el contrario, tienen verdadero interés e intención de entablar una primera aproximación sincera con la otra persona.

Más pistas: estos mensajes suelen recibirse a altas horas de la noche, especialmente durante los fines de semana y, si se responde a ellos, la contestación por la otra parte suele ser lenta y no suele mostrar mucho interés (aún cuando ha sido quien ha tomado la iniciativa de establecer el primer contacto), ni siquiera en las etapas iniciales del texting.

¿Es tan cuestionable como otras estrategias como el ghosting o el stashing? En principio, no. Encontrar pareja en aplicaciones de citas es un juego de números. Es decir, depende de un algoritmo que determina qué porcentaje de compatibilidad existe entre los diferentes candidatos, en función de los datos aportados en un formulario y de la localización en la que se ubiquen. Por tanto, nunca sabremos cómo de real es este cálculo si no damos un primer paso (o varios primeros pasos) con personas con las que, en principio, podríamos encajar.

Este es el principal motivo que explica que esta táctica esté tan extendida, ya que se asemeja al clásico método del 'ensayo y error' que se puede practicar a muchos otros niveles en el mundo offline. Entonces, ¿nos habremos ido de pesca y habremos sido pescadas a estas alturas de la película? Evidentemente. Mientras no se hieran sensibilidades y se respeten las reglas del juego, lo importante es participar. ¿Quién nos dice que no terminaremos mordiendo o consiguiendo que muerda nuestro anzuelo - como diría Phoebe Buffay - nuestra media langosta?

Cristina Sánchez de Pedro

Cristina Sánchez de Pedro

No se me ocurre mejor forma de invertir mi tiempo que observando, disfrutando y escribiendo sobre aquello que más me entretiene: la moda, el cine y las series. También tengo una inexplicable atracción por los aparatos con muchos botones, por lo que estaba bastante claro que iba a terminar pegada a una calculadora, a una máquina registradora o al teclado de un ordenador. De momento, todo bien.

Continúa leyendo