Sexo accidentado

Cuando hablamos de sexo seguro parece que no basta con el clásico “póntelo, pónselo”. Las lesiones sexuales son mucho más frecuentes de lo que imaginamos y, algunas de ellas, bastante curiosas.

lesiones sexuales

Cuando hablamos de sexo seguro parece que no basta con el clásico “póntelo, pónselo”. Las lesiones sexuales son mucho más frecuentes de lo que imaginamos y, algunas de ellas, bastante curiosas.

 

Practicar sexo es algo natural, placentero y muy saludable, tanto a nivel físico como psicológico. Sin embargo, como pasa con toda actividad física intensa, existen riesgos.

 

Cuando la pasión se desborda creemos que somos capaces de todo y la falsa ilusión, en la mayoría de los casos, de tener la flexibilidad de Gemma Mengual (en nuestro caso) o la forma física de Hugh Jackman en su papel de Lobezno (en el caso de ellos), puede ser peligrosa.

 

Si tu “deporte” preferido es el Kamasutra, puede que te interese saber qué lesiones sexuales son las más comunes para poder evitarlas. No te pierdas nuestra galería.

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS