Sexo en verano: ¿es peligroso tener relaciones en la playa?

Mantener relaciones en el mar o la piscina tiene sus riesgos...

Pexels

Ahora que llega el verano el deseo sexual y la líbido aumentan considerablemente de forma natural. Además, con las altas temperaturas es muy común querer buscar nuevos lugares donde practicar sexo sin morir del calor en el intento y en los primeros puestos -con permiso de la ducha o el campo- siempre aparecen los mismos sitios: el mar y la piscina. 

De hecho, practicar sexo en el agua es una de las fantasías sexuales más recurrentes de las mujeres, ya sea por la idealización de estar rodeados de agua, porque se piensa que es una experiencia apasionante y muy erótica o bien por ese miedo a poder ser descubiertos en cualquier momento.

Con todo, aunque tener relaciones en la playa o en la piscina pueda parecer algo ideal y romántico, a la hora de la verdad puede no ser una tarea tan fácil como pensamos. Y es que se pueden plantear varios inconvenientes… Si este verano quieres tener sexo en la playa, en la piscina o en un jacuzzi, mejor que sepas antes lo que puedes esperar de cualquier experiencia sexual pasada por agua.

 

Pexels

¿Es placentero tener sexo dentro del agua?

Tener relaciones sexuales en el mar o en la piscina puede ser una experiencia inolvidable, pero no siempre para bien. Y es que cuando entramos en contacto con el agua, la lubricación natural necesaria para mantener relaciones placenteras desaparece, al contrario de lo que se podría pensar. 

Por este motivo, si no se utilizan lubricantes artificiales, si no se procede con mucha calma y lentitud o simplemente, si no estás lo suficientemente excitada, podrás sentir dolor. La fricción dentro del agua es mucho mayor, por lo que existen más posibilidades de sufrir heridas o roces con la penetración. 

Al mismo tiempo, el agua hará más difícil el uso del preservativo. Además de las dificultades para ponerlo, este también perderá su lubricación y será mucho más fácil que se rompa. Por ello, si vas a mantener relaciones en el agua, será mucho mejor que utilices otro método anticonceptivo.

Pexels

El cloro, el calor, el sudor, la humedad y la sal del mar son algunos de los peores enemigos de las zonas más íntimas de la mujer. Estos factores aumentan enormemente las posibilidades de contraer hongos u otras afecciones vaginales, que son muy comunes en esta época del año.

No queremos desanimarte, pero tanto en el agua de la playa como el agua de los ríos, lagos o pantanos habitan multitud de bacterias y existen muchos residuos que no son nada beneficiosos para el cuerpo... 

Con esto no queremos decir que evites completamente mantener relaciones sexuales en el mar o en la piscina, simplemente queremos que estés al tanto de todo lo que puede ocurrir en esta experiencia tan apasionada.

Y ya sabes… si no quieres asumir riesgos estas próximas vacaciones, siempre podrás darte un baño relajante y después, mientras aún estás fresquita, dar rienda suelta a la pasión con tu pareja en una tumbona o cualquier otro lugar cercano u oculto a miradas curiosas… ¡Tú decides este verano!

 

Continúa leyendo