¿Cómo es tu vida sexual?

La sensualidad y el sexo forman parte del juego del amor, ¡de la vida misma! ¿Quieres saber qué clase de jugadora eres? Responde a este test con la máxima sinceridad y lo descubrirás.

0 / 0
Cuando alguien te gusta, al hablar le miras...

1/13 1. Cuando alguien te gusta, al hablar le miras...

Si cae en tus manos una revista erótica...

2/13 2. Si cae en tus manos una revista erótica...

¿Puedes distinguir entre amor y pura atracción?

3/13 3. ¿Puedes distinguir entre amor y pura atracción?

Al desnudarte delante de otra persona, te sientes...

4/13 4. Al desnudarte delante de otra persona, te sientes...

Sabes satisfacer tus deseos tú misma

5/13 5. ¿Sabes satisfacer tus deseos tú misma?

Hacer el amor es

6/13 6. Hacer el amor es...

Crees que tu pareja sabe lo que te gusta

7/13 7. ¿Crees que tu pareja sabe lo que te gusta?

Y tú, ¿crees que sabes darle a él lo que le gusta?

8/13 8. Y tú, ¿crees que sabes darle a él lo que le gusta?

¿Das el primer paso para tener relaciones?

9/13 9. ¿Das el primer paso para tener relaciones?

10/13 10. Al hablar de sexo con extraños...

Y con tus parejas o amantes, ¿hablas?

11/13 11. Y con tus parejas o amantes, ¿hablas?

En la cama, ¿te gusta probar cosas nuevas?

12/13 12. En la cama, ¿te gusta probar cosas nuevas?

Si el sexo no funciona después de un tiempo...

13/13 13. Si el sexo no funciona después de un tiempo...

Placentera 100%

Samantha Jones

Eres sexualmente inteligente, sabes qué te gusta y cómo; no tienes tabúes en el sexo y además te encanta. Es una parte importante de tu vida (aunque quizás demasiado: piénsalo) y además es que disfrutando reafirmas tu personalidad.

Casi perfecta

Miranda Hobbes

Disfrutas sobre todo en pareja, te valoras y nunca harías algo que te desagradase. Eso es sano. Sin embargo, si hay algo que te limita probablemente seas tú misma. Por vergüenza, por convencionalismos... ¡Libérate! Ya tienes más de la mitad del trabajo hecho.

Pobre

Charlotte York

Tienes una idea negativa del placer, te avergüenza. ¿Piensas que todo el mundo tiene una vida sexual más amena que la tuya? No es el destino: ¡la sexualidad también se aprende!