4 cenas alternativas para Navidad

Si te cuesta mucho trabajo sobrellevar las comilonas, los dulces y todo el espíritu navideño no te preocupes: te vamos a ayudar a soportarlo.

'Me siento abrumada, y aburrida, y decepcionada, como siempre me siento el día después de Navidad'. Esta frase tan buenrollista la pronunció la escritora maldita Sylvia Plath. Sabemos que la Navidad, para algunas personas, es más como esa uva que se atraganta todos los años y no como ese cordero asado que algunos saborean como si fuera lo último que fueran a comer.

Si eres una de esas personas a las que la Navidad no les gusta demasiado pero siempre pareparas una cena de Navidad excelente, queremos ayudarte a que este año prepares para tus comensales el menú que más te apetezca. Sabemos que es un gran trabajo agradar a todo el mundo y mucho más en época de Navidad. No queremos que nos expliques por qué te ponen tan de los nervios los villancicos, o por qué te hacen chiribitas los ojos cada vez que miras el alumbrado de las calles. Ni siquiera te vamos a juzgar porque no comas turrón, no compres una flor de pascua para la mesa de tu salón o no pongas buena cara cuando alguien te sugiere que les acompañes a pasar la tarde a Cortilandia.

Hemos pensado en cómo ayudarte a hacer frente a la Navidad. DIA ha creado Esto es un trabajo S.A., una empresa que nace como homenaje a todas las personas que hacen posible la Navidad (tanto si les gusta como si no). Este año te toca a ti preparar la cena pero todos los años han sido tu madre, tu abuela o tus tías quienes se han ocupado de que todo estuviera perfecto.

En el miscrosite Esto es un trabajo S.A. encontrarás todo lo necesario para dotar de solemnidad lo mucho que te toca currar estas fechas. Puedes hacer tus propias tarjetas de visita de Esto es un trabajo S.A. o la posibilidad de ser empleado de la semana. Bromas aparte, Esto es un trabajo S.A. invitará a 40 personas a asistir a una cena de Navidad de esta empresa junto con un acompañante.

Y, ¿qué mejor manera de combatir las tradiciones que arrancándolas de cuajo por lo menos un año? Para que seas un poco rebelde y te saltes las normas gastronómicas de todos los años, te proponemos cuatro cenas alternativas para hacer de la Navidad una cena en la que (¡ojalá!) tu cuñado no te aburra con sus tonterías, tu hermana no se ponga pesada y a tu pobre padre no le dé un telele gritando eso de “haya paz” en la cena.

1.- Una de fajitas, guacamole y nachos. Lo mejor de no tener que cocinar ni un cordero ni un pavo, es el poco tiempo que vas a tener que pasar en la cocina. Si te decantas por una cena mexicana, lo mejor es que pienses en algunos tacos variados como los del pastor o los de cochinita pibil. Pero no te olvides de los de alambre de pollo o flor de calabaza. Tampoco puede faltar un buen guacamole mezclado con pico de gallo para untar con nachos. Y, ¿para beber? Unas margaritas y una michelada

2.- Pizza, parmesano y, ¡mucho lambrusco. Sabemos que recurres a la pizza cuando estás de antojo o cuando no quieres cocinar pero… Anda, dale una oportunidad. ¿Por qué no compras la masa y haces varias pizzas de diferentes sabores? Así podrás hacer una solo vegetariana, otras más potentes (con chorizo, por ejemplo) o una que mezcle un poco de todo (como la cuatro estaciones). Esas pizzas, desde luego, pueden acompañarse con una ensalada de espinacas y queso parmesano que, sin duda, podrán acompañarse de un lambrusco helado.

3.- De Pintxos. Si una de las cosas que más te gustan de viajar a Euskadi es irte de pintxo-pote y comer delicias y beber hasta casi reventar deberías de hacer lo mismo en Navidad. El plan es este: monta una mesa tipo bufet y utilízala como si fuera la barra de un bar. Despliega tu imaginación (que no solo vale para llegar a fin de mes, ojo) e invéntate todos los pintxos que quieras. Aunque, ¡eh!, no puedes olvidarte de la tortilla, de la txaka, de las gildas y del bacalao. Como recomendación para la bebida, desde luego que pon en una cubitera una botella de txakoli y ten a mano una botella de vermut para preparar marianitos rojos

4.- Arroz caldoso. El arroz es un arma de doble filo que puedes convertir en un absoluto desastre o en un rotundo éxito. Si no te puedes resistir a un plato de cuchara en los meses de frio, desde luego que la opción de preparar un arroz caldoso en Navidad es una opción que tienes que considerar muy seriamente. Puedes cocinarlo con su pescadito y su marisquito, o meterle costillas y patatas. Tú decides. Eso sí: ponle fumet o caldo de verduras para parar un tren. Nada mejor que acompañar este plato que un vino tinto (sí, incluso con el pescado).

Continúa leyendo