Ahorrar en verano es posible y te contamos cómo

3 minutos

Llegan las vacaciones de verano con sus viajes, hoteles, terrazas, rebajas… Un tiempo para descansar y relajarnos. Solo hay una cosa que podría entrometerse en nuestro disfrute: el temor a mirar nuestra cuenta corriente a la vuelta. Esa pequeña voz de nuestra conciencia que, aunque en verano se hace más pequeña, sigue ahí.

Preparar un viaje económico

Parece que debemos asumir que no se pueden tener unas buenas vacaciones sin que nuestros gastos se disparen. Bueno, pues eso no es cierto. Existen algunas claves que nos permitirán disfrutar de unas vacaciones de ensueño sin preocuparnos por volver con un roto en el bolsillo.

Lo más importante es hacer un presupuesto. Tómate el tiempo que necesites. Igual que preparamos las rutas que vamos a seguir en un país desconocido guía en mano, o comparamos precios de billetes de avión, tenemos que planear financieramente nuestros días libres. Sé generosa, no te cortes. Presupuestar no significa eliminar los mejores planes de nuestras vacaciones, simplemente tenerlas previstas. También te ayudará a ver exactamente hasta dónde puedes llegar con tus gastos y qué puedes permitirte realmente.

Si eres de las que disfruta comprándose algún capricho inesperado y no planeado, no pasa nada, simplemente presupuéstalo. Destina una parte diaria para gastos no planeados. Si te cruzas con un mercadillo con el que no contabas y quieres comprar algo, podrás hacerlo. Esta partida de "pequeños caprichos" te permitirá gastar sin remordimiento porque ya contabas con ello. Por el contrario, si vuelves al hotel sin haber encontrado nada interesante… ¡Esa cantidad se suma a la partida del resto de días!

Ahorrar en verano

Además del presupuesto, existen otras claves de ahorro. Debes estar atenta a los posibles descuentos que ofrecen algunas empresas. Un ejemplo son las millas en las compañías aéreas o los descuentos en algunas marcas de combustible. Son cosas que debemos tener en cuenta si coinciden con nuestros planes, pero nunca utilizar un servicio solo porque ofrezcan un descuento.

Tampoco debemos descartar las nuevas formas de viaje y alojamiento que han aparecido en los últimos tiempos. No seas tímida a la hora de hacer un viaje compartido o alojarte en casa de alguien. A veces puedes llevarte una buena sorpresa y conocer a alguien interesante a la vez que viajas o te alojas a precios reducidos. De todas formas, es muy importante revisar las condiciones y letra pequeña a la hora de contratar estos servicios. Fíjate en las horas de llegada y salida, las rutas a seguir en el caso de transporte (no siempre el conductor va por peaje) y las condiciones y plazos de cancelación.

Ahorrar en verano. Destinos económicos

Por último, si viajas a un país con moneda distinta al euro, ten en cuenta los plazos y posibles comisiones para el cambio de divisa. Algunos bancos cobran una comisión por el cambio de divisa incluso en la oficina y a veces necesitan un tiempo para conseguir la moneda extranjera en efectivo. Lo mismo ocurre con los cajeros. Confirma qué cobertura de cajeros tiene tu banco en el país al que vas a viajar.

Con estos trucos sencillos podrás tener un verano completo pero sobre todo una vuelta sin sobresaltos. Prepárate para unas vacaciones distintas y controla tus finanzas para disfrutar sin remordimientos.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS