Ahorrar por un mundo sostenible

Las mujeres son las mejores inversoras desde el punto de vista de la sostenibilidad. Ellas piensan no solo en la rentabilidad, también en dejar un mundo mejor para las siguientes generaciones.

El crecimiento de las finanzas sostenibles es un desafío que empieza por tomar conciencia de las inversiones desde el ámbito familiar. Para lograrlo, en la planificación financiera se requiere ir más allá de aprender a administrar nuestros recursos diarios. En España, desde tiempos remotos, nuestras abuelas dieron ejemplo de saber administrar el dinero; ahora nos toca a las madres orientar a nuestros hijos para gestionar y llevar a buen puerto sus inversiones.

En primer lugar, las diversas crisis, ya sea en el frente económico o financiero, han alentado a los reguladores, empresas, inversores y la sociedad a que estén más atentos y aún más exigentes en términos éticos para invertir con una mayor transparencia y, responsabilidad social y ambiental.

En un mundo cada vez más interconectado, en el que se requiere integrar los criterios ASG (medio ambientales, sociales y de buen gobierno), las generaciones actuales también quieren controlar y conocer el impacto de sus inversiones, por ejemplo la reducción del uso de materiales sintéticos y están concienciados de la necesidad de disminuir la huella de carbono.

El impacto social y medioambiental de las inversiones

El crecimiento de las inversiones temáticas, sostenibles y responsables no son una moda, están aquí para quedarse, como también se puede ver en la competencia cada vez más feroz en el mercado y el deseo de las autoridades de regular este dominio. Desde DPAM, aconsejamos instrumentos como los fondos de inversión, aprovechando que en España tenemos una fiscalidad única en el mundo y porque permiten tener una diversificación geográfica, por activos y planificar para la jubilación.

DPAM, parte de un grupo familiar con sus orígenes en 1871, es una entidad de gestión activa y sostenible, pionera e innovadora en inversión responsable y sostenible. Destaca su integración de criterios ASG (ambientales, sociales y de gobernanza) en todas las clases de activo y temáticas. Contamos con una amplia gama de capacidades de gestión y áreas de especialización en renta variable, renta fija, así como fondos multiactivos y de inversión sostenible, con diferentes temáticas y una visión disruptiva.

Fondos globales sostenibles

Animamos a invertir en fondos globales sostenibles, a través de vehículos como el DPAM Invest B Equities World Sustainable, un fondo que cuenta con una estrategia de inversión mundial a largo plazo, diversificada, que se dirige a empresas de calidad con modelos de negocio sostenibles, con buenos perfiles ambientales, sociales y de gobernanza que cotizan a precios razonables. La rentabilidad de este fondo supera el 25% en lo que va de año.

Al menos un 40% de las ventas de las compañías en las que invierte el DPAM Invest B Equities World Sustainable tienen que provenir de países emergentes, con lo que la cartera está posicionada para beneficiarse del rápido crecimiento en dichos países. Se invierte en empresas que desarrollan productos y tecnologías respetuosas con el medio ambiente y que contribuyen al desarrollo de un entorno más positivo.

Invertir con buena causa

El mundo gira en torno a la sostenibilidad, a una gestión global, a temáticas de crecimiento a largo plazo diversificadas. Por el contrario, se evitan actividades controvertidas como el alcohol, el tabaco y las armas nucleares.

Lo fundamental para un inversor es conocer el proceso de selección de las empresas que formen parte de su cartera, aprender a capitalizar oportunidades ASG en sectores sencillos como la salud, la alimentación, la tecnología.

La gente es cada vez más consciente de lo que come y quiere alimentarse de forma sana; por ello desde la perspectiva de la cadena de valor analiza los criterios de creación de calidad y responsabilidad. En sectores como la automoción, con el uso de vehículos eléctricos, cada día más gente está convencida de que la penetración de este nuevo sistema de transporte es excelente.

¿Quieres ser un actor sostenible y comprometido? puedes empezar a invertir con perspectiva y buenas causas como se ha hecho en países como Japón. Las señoras Watanabe, amas de casa niponas, han tomado las riendas de sus ahorros organizando las finanzas familiares y se han convertido en las inversoras minoristas más populares del mundo.