Así influye el lenguaje a la hora de buscar trabajo

Un estudio revela cómo las palabras influyen a la hora de encontrar empleo.

Pexels

¿Alguna vez te has preguntado si el lenguaje condiciona o influye de alguna forma cómo buscamos empleo? ¿O nuestra forma de trabajar? Un informe global realizado por LinkedIn ha desvelado cómo la forma en la que usamos las palabras determina la experiencia en el trabajo entre hombres y mujeres. Las diferencias entre ambos géneros también están en la forma en la afrontan una solicitud de empleo y una entrevista de trabajo. En definitiva, el estudio ha revelado que el lenguaje puede ser un factor clave para crear una cultura de empresa que cultive la inclusión y la pertenencia en todos los aspectos del lugar de trabajo.

Entre las conclusiones más curiosas del estudio destaca el cómo afectan las palabras a la percepción de un trabajo, sobre todo para las mujeres. El 44 % de las mujeres (frente al 33 % de los hombres) dudaría a la hora de optar a un empleo que incluyera en la descripción la palabra “agresivo”. Del mismo modo, una de cada cuatro podría desanimarse también si el lugar de trabajo es descrito como exigente, según los resultados.

Pexels

Así mismo, los hombres y mujeres se describen de forma diferente en el trabajo. Ambos utilizan las palabras “trabajador” (el 58% de las mujeres y el 49% de los hombres), “bueno en mi trabajo” (el 48% de las mujeres y el 42% de los hombres) y “seguro de sí mismo” (el 42% de las mujeres y el 40% de los hombres) en las entrevistas de trabajo. Además, las mujeres priorizan términos relativos a su carácter, como “agradable” (38% de las mujeres y 29% de los hombres) y “comprensivas” (39% de las mujeres y el 32% de los hombres). 

Por otra parte, el estudio revela que tanto hombres como mujeres piensan que las habilidades blandas (capacidades y habilidades emocionales y sociales) son lo suyo: Más de la mitad de las mujeres preguntadas por LinkedIn (61%) asocian el género femenino con el término “soft skills” o “habilidades blandas” y la mayoría de los hombres (52%) relacionan estas competencias actitudinales al género masculino. No obstante, en la práctica, las mujeres son más propensas a mostrar activamente en LinkedIn estas habilidades, mientras que los hombres hacen hincapié en las competencias de carácter aptitudinal, o hard skills (capacidades técnicas).

El informe también descubre que hombres y mujeres se ven a sí mismos como “poderosos” en el lugar de trabajo, pero en los medios de comunicación las suposiciones sobre los atributos profesionales a menudo están sesgados por el género. Ambos, hombres y mujeres, reaccionan positivamente a ser descritos con un lenguaje definitivo como “poderoso”, “de carácter fuerte” o “seguro de sí mismo”. Y cuando se habla de beneficios, hombres y mujeres quieren cosas similares, pero las mujeres prefieren hablar en mayor medida sobre un puesto en el contexto de la cultura de trabajo: atmósfera, estructura y beneficios. Posiciones que promueven el trabajo flexible (60%), trabajar desde casa (30%) y beneficios médicos adicionales (45%) son más populares entre las mujeres. Sin embargo, la flexibilidad está creciendo entre los trabajadores masculinos de forma importante, con un 50% de hombres, casi equiparable al 60% de las mujeres. 

La conclusión del estudio de Linkedin es que el lenguaje se concibe de forma diferente para hombres y mujeres, por lo que es necesario que las empresas se adapten a ambas partes para poder construir equipos basado en la diversidad de género. 

 

Continúa leyendo