Claves para ser más organizadas en nuestro día a día

La organización es una de las asignaturas pendientes que tenemos. Piensa en cómo sería tu día si todo estuviese organizado y tus planes se cumpliesen al cien por cien. Sería genial, ¿no?

Claves para ser más organizadas en nuestro día a día
Fotograma de 'Armas de mujer'.

Todos somos conscientes de que hacer planes es relativamente fácil, pero que estos se cumplan no lo suele ser tanto. El hecho es que pasamos la mayor parte del tiempo organizando las tareas del trabajo, la casa y la familia y queda poco tiempo para organizarte a ti misma. No lo niegues, has vuelto a poner el foco en todo lo demás antes que en ti

Trabajar o vivir con desorden va muy relacionado con tu personalidad, con los hábitos aprendidos y con la actitud que tomes frente a determinadas tareas. En general, cuesta menos tener las cosas desorganizadas que organizarlo en el momento, pero a la larga el hecho de poder encontrar algo que buscas siempre en el mismo sitio permite ahorrar tiempo, ese del que dispones en cantidad muy limitada. El problema surge cuando miras solo la inmediatez de tu comportamiento pero dejas a un lado la consecuencia futura del mismo.

Claves para ser más organizada

1. Mantén un papel encima de la mesa. Haz una cosa a la vez, ya que cuando tenemos varios frentes abiertos diluimos la intensidad en cada uno de ellos y la posibilidad de olvidarnos y cometer errores asciende de manera exponencial. Evita realizar varias tareas a la vez, esto hará que puedas concentrarte en acabar lo que tengas en ese momento de manera eficaz, además conseguirás encontrarte más satisfecha con la realización de tu trabajo o tarea y te permitirá adentrarte en la siguiente tarea con mucha más confianza en ti misma.

Esto lleva implícito que cada vez que termines una tarea, procedamos a recoger y a dejar limpio el lugar donde nos encontramos para dejar espacio a la siguiente tarea. De esta manera no te dará pereza tener que dejar todo ordenado al finalizar el día, porque lo has ido haciendo poco a poco.

2. “No dejes para luego lo que puedas hacer ahora”. Ahora está muy de moda la palabra procrastinación, que se refiere a nuestro “bueno, luego lo hago”. Aquellas personas que hacen todo en su momento (hodiec et nunc decía la máxima latina), tienen éxito en todo a lo que se dedican. Son personas que cumplen con los tiempos de realización de las tareas a las que se comprometen, por lo que la fiabilidad de lo que dicen es muy alta. Además su organización les permite adaptarse a los imprevistos y acoplar tareas urgentes de manera flexible y ágil. ¿Te consideras una persona altamente eficiente? Piensa en cómo hacer ahora lo que debes hacer sin postergarlo para otro momento. 

Claves para ser más organizadas en nuestro día a día

3. Créate el hábito de hacer las cosas de la misma forma. Comienza por estructurar tus rutinas, colocar las cosas en un sitio determinado, habiendo dejado el espacio disponible para ello. Usa carpetas y archivadores que te ayuden a ordenar los elementos físicos de manera que puedas encontrarlos y disponer de ellos de manera rápida. Establecer rutinas de trabajo o de realización de tareas es una manera inteligente de conseguir crear el hábito de trabajo adecuado para organizar tu día.

Seguramente pienses que la rutina es aburrida; es un adjetivo que tenemos asociado a ese sustantivo. Vives en un mundo en el que los cambios son vertiginosos y exigen que tu comportamiento se adapte a gran velocidad por lo que todo aquello que signifique estandarización supone un rechazo en primera instancia. Pero piensa que una vez adquirido el hábito, nuestro comportamiento se transforma en “inconsciente” y por tanto no cuesta esfuerzo el realizarlo, porque sale de forma automática.

4. Lo mejor es enemigo de lo bueno. Quizás seas una persona perfeccionista, pero considera que en tu día a día el tiempo es un recurso limitado y no renovable, cuando lo consumimos no podemos reponerlo. Haz lo que debas pero de una manera eficiente, usando los recursos que tienes para cumplir con tus tareas, porque la perfección, lo mismo que la procrastinación, come tiempo. 

5. Aplica la regla del 80/20. Realiza aquellas tareas que suponen el 80% de tu tiempo pero que solo constituyen el 20% del total de las tareas que debes realizar en tu día. Analiza y organiza (prioriza) esas tareas del 80%, con ello tendrás la mayoría de tu tiempo controlado; el resto de tareas supondrán un porcentaje del tiempo total pequeño. Piensa en GRANDE, piensa en las piedras mayores antes que en las pequeñas, cuando hayas quitado las mayores, las pequeñas no supondrán ningún esfuerzo y las podrás realizar. También ganarás en eficacia y, por tanto, en autoestima

*Todo extremismo destruye lo que afirma, María Zambrano

¿Necesitas una sesión de coaching?

¿Necesitas una sesión de coaching?

Con más de 15 años en el ámbito multinacional (Unilever), Javier González une su conocimiento profesional en gestión y desarrollo de recursos humanos con la base académica proporcionada por TIC TheInstitute of Coaching The Washington Quality y el Máster en Coaching, Personal, Ejecutivo y Empresarial (Formaselect). Como CEO de Magna Coaching – primera empresa del sector acreditada con el Sello de Confianza Online- focaliza su actividad en el coaching empresarial y ejecutivo, ambas áreas de referencia para el crecimiento profesional, y como profesor homologado de EOI, Escuela de Organización Industrial, y Aliter, Escuela Internacional de Negocio, imparte asignaturas vinculadas con la oratoria y la comunicación efectiva en diversos másters y también en el Programa Superior de Mujer y Liderazgo (Aliter).

Continúa leyendo...

COMENTARIOS