¿Cómo puedo superar mi depresión postvacacional?

Después de una relajantes o intensas vacaciones nos toca retomar nuestra rutina y con ella la vuelta al trabajo.

¿Cómo puedo superar mi depresión postvacacional?
Imaxtree

Es habitual en estas fechas encontrarnos con una serie de síntomas similares a lo que puede considerarse una depresión, aunque no es reconocido como enfermedad y tampoco se manifiesta en todas las personas. Aún así toda la sintomatología que acompaña a este síndrome no deja de generar un gran malestar para quien lo sufre. Esther Moreno, Máster en Psicología Clínica y de la Salud, es experta en terapia con niños y adolescentes, nos explica que: 

Si te sientes apática, cansada, con dificultad para concentrarte, irritable y con somnolencia es posible que estés atravesando estrés postvacacional. La buena noticia es que estos síntomas suelen remitir a los 10 o 15 días de haber retomado tu rutina ya que tus ritmos, cuerpo y mente se van adaptando al nuevo cambio.

De todos modos os indicamos algunos consejos para hacer más llevadero esta etapa de la vuelta al trabajo:

1. Organiza la vuelta a casa con un día o dos de antelación, de esta manera la incorporación al trabajo no será tan brusca ya que te permites unos días para reorganizar maletas y mentalizarte de la vuelta.

2. El reencuentro con los compañeros puede ser un motivo de alegría, es un buen momento para compartir lo que se ha hecho en el verano, interesarte por ellos y tal vez suavizar relaciones que pudieron terminar algo tensas antes de las vacaciones.

3. Sé realista al marcarte objetivos el primer día de trabajo, tómatelo con calma y permítete ir adquiriendo la rutina de trabajo de modo progresivo. Cuidado con la autoexigencia que nos ponemos, puede ser fuente de frustración.

4. Duerme y mantén una dieta equilibrada. Es importar tratar de recuperar un equilibrio en el sueño tras las vacaciones, dormir 8 horas te ayudará a evitar la sensación de cansancio e irritabilidad. Una buena alimentación influirá de manera positiva en tu estado de ánimo.

5. Focaliza tu atención hacia lo positivo, es cierto que de vacaciones se está fenomenal pero una vez vividas si nuestra mayor ilusión es pensar en todo lo que nos queda de año para las próximas, solo lograremos amargarnos el presente. El día cuenta con pequeños detalles que si somos capaces de valorarlos nos harán cada momento más agradable.

6. Plantéate practicar deporte, al realizar ejercicio liberamos endorfinas que nos proporcionarán bienestar físico y mental, por lo que suavizarán las sensaciones desagradables que podamos sentir.

Y sobre todo ¡paciencia! al final termina pasando y cuanto mejor sea tu actitud ante la vuelta, más rápido será.

Prueba con el deporte

"Aprovecha que estás cargado de buenas intenciones para comenzar el año practicando deporte. Nuestro principal consejo es que elijas una actividad que te divierta y que haga que termines la clase con las pilas cargadas", explica Jesús Blanco, master trainer de Brooklyn Fitboxing.

De esta manera potenciamos los efectos beneficiosos del deporte, como la liberación de endorfinas y serotonina, las sustancias que segrega nuestro cerebro para generar un sentimiento de satisfacción y felicidad. "Sabemos que cuesta comenzar a practicar deporte, y puede que un poco más después de Navidad, pero siempre tenemos que pensar en lo bien que vamos a sentirnos cuando terminemos de entrenar" asegura Blanco.

Otro de los consejos que nos dan es que trabajes el pensamiento positivo, pero, ante todo se realista y adquiere o sueña con metas asequibles. Estos son los puntos fundamentales para mantener en el tiempo nuestros buenos propósitos para este 2020. "Cualquier actividad física que realicemos es un paso más en la creación de un hábito, hay que celebrar cada logro y no desmoralizarnos porque no hemos conseguido entrenar cinco veces a la semana", aconseja Blanco.

Busca las clases en las que practiques deporte junto a más gente, el sentir que formas parte de un equipo te animará y potenciará los efectos psicológicos del entrenamiento. “Anima a tus amigos o familia a entrenar contigo, de esa manera irás mucho más contento a entrenar y seguirás pasando tiempo con ellos. Esa complicidad mejorará tu rendimiento y tu estado de ánimo”, explica el trainer.

Continúa leyendo