Conciliación laboral: tutorías, visitas al médico y festivales, ¿horas a compensar?

La legislación laboral actual no establece mínimos de aplicación sobre los permisos imprescindibles a la hora de satisfacer las exigencias propias de cualquier niño menor.

Conciliación laboral
iStock.

Nadie dijo que ser madre trabajadora fuera fácil, y si bien es cierto que hoy en día el papel de la mujer en el panorama económico está bastante generalizado, parece que la legislación no avanza a la velocidad que sería deseable para salvaguardar los derechos y obligaciones de las partes implicadas: menores, padres y empresa. 

Resulta paradójico que las leyes contemplen el deber de protección de los padres hacia sus hijos, pero al mismo tiempo la legislación laboral no considere, ampare y establezca los mínimos de aplicación sobre los permisos retribuidos necesarios para el empleado progenitor, imprescindible a la hora de satisfacer las exigencias propias de cualquier niño menor. 

Fiestas escolares, tutorías, festivales varios, clases abiertas, vacunas y visitas médicas. Son muchos los momentos en los que nuestros hijos necesitan de nuestra presencia, y a menudo se producen en horario laboral. 

Y es que tener hijos en España no es una tarea fácil: existen pocas ayudas por parte del Estado, las jornadas de trabajo son demasiado largas y no coincidentes con el horario escolar, escasean los jardines de infancia y además está poco generalizada la jornada reducida

Esta situación hace que tengan que ser los padres y/o las empresas, los que absorban las horas no trabajadas, y dedicadas a un deber inexcusable del niño, como puede ser una enfermedad o una reunión escolar.

Conciliación laboral
iStock.

El Código Civil y la Constitución en España hablan de que los progenitores están obligados a proteger a sus hijos y asistirles médicamente cuando sea necesario, y en su art. 39 la Constitución establece que los poderes públicos aseguraran la protección integral de los hijos, iguales ante la ley con independencia de su filiación, y de las madres, cualquiera que sea su estado civil, por lo tanto, debería facilitarse a los padres el cumplimiento de dicho deber.

Entonces, si no voy a trabajar porque mi hijo tiene gripe, ¿debo compensar ese tiempo a la empresa?

A no ser que en tu trabajo se apliquen mejoras a lo legalmente establecido, en principio no tienes derecho a permiso retribuido alguno, por lo que la empresa podría pedirte compensar las ausencias con trabajo con días de asuntos propios o con vacaciones, pero también podría descontarlo directamente de la nómina. Si no ocurre ninguno de los casos anteriores, la empresa te estaría regalando ese permiso.

El Estado no contempla permiso retribuido para el trabajador ni compensa de ninguna forma a la empresa que lo conceda.

En consecuencia, queda claro que visitas pediátricas, festivales de los niños, y reuniones escolares son horas de ausencia en el trabajo que legalmente deben recuperarse.

¿Qué ocurre en caso de enfermedad grave, intervención quirúrgica u hospitalización del niño?

La ley garantiza todas estas situaciones con determinados permisos, siempre mejorables por la empresa, por acuerdo entre las partes o por Convenio Colectivo. En estos casos tienes permiso retribuido (y por lo tanto no recuperable) de dos días, que serán cuatro, si hay desplazamiento, de forma igualitaria para ambos progenitores. Estos permisos son el mínimo aplicable a cualquier sector empresarial.

En el caso de que estos permisos no sean suficientes, siempre puedes pactar con la empresa la forma de compensar las ausencias posteriores.

¿Y qué opciones tengo si la situación se alarga en el tiempo?

En estos casos, tienes derecho a solicitar a la empresa desde una reducción de jornada hasta una excedencia por cuidado de hijos con una duración no superior a 3 años, la alternativa que mejor se adapte a tus necesidades mientras mejora la situación. 

conciliación laboral
iStock.

Si optas por la reducción de jornada ante una enfermedad grave de tu hijo y cumples con los requisitos establecidos, podrás solicitar a la Seguridad Social una prestación económica sustitutiva a la jornada perdida. Con ello podrás encargarte de lo realmente importante en ese momento, con menor estrés y sin desvincularte de tu trabajo. 

La realidad muestra que todavía nos queda mucho por conseguir en cuanto a la conciliación entre la vida personal y profesional se refiere, y afecta con mayor intensidad a las mujeres, ya que tradicionalmente somos nosotras, las que sacrificamos nuestra carrera profesional por el bienestar de nuestros hijos, y si bien es cierto que esta tendencia está cambiando, el proceso se produce con escasa celeridad.

Nuestra experta

María C. Melero: Licenciada en Ciencias del Trabajo, editora del blog antesalarrhh.

Etiquetas: conciliación

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS