Los consejos que necesitas si estás pensando en emprender y crear tu propio negocio

¿Estás pensando en lanzarte a la piscina y crear tu propio negocio? No dejes que el miedo te frene: aquí van algunos consejos para emprender con éxito.

consejos para emprender
iStock

Que no vivimos la época dorada en cuestiones laborales es una realidad que todos tenemos muy presente. En unos años, los modelos de trabajo y la concepción de vida laboral que tenían generaciones atrás ha cambiado por completo. En España y el mundo en general, el “boom” de las startups ha llegado para quedarse, y no es de extrañar, teniendo en cuenta el gran éxito cosechado por empresas internacionales que comenzaron hace unos años como un proyecto de emprendimiento. Y es que, en época de crisis financieras o pandemias mundiales, el mantra de “si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma”, es de buena aplicación. 

Si tú también tienes una idea que lleva rondando años tu cabeza y estás pensando en emprender, este puede ser un gran momento. Eso sí, pese a que aparentemente nos encontremos en un momento favorable para el emprendimiento, “el miedo a la incertidumbre y al fracaso siguen siendo las principales barreras a la hora de crear un startup en España”, como apunta Aída Rubio, coordinadora del equipo de psicólogos de TherapyChat. Si quieres evitar estas situaciones y derribar las barreras del miedo y la incertidumbre que te impide crear tu propio negocio, toma nota de estos consejos que nos propone TherapyChat:

1. Abraza el cambio. El cambio no es fácil, da miedo y cuesta esfuerzo. Pero si sientes ese cosquilleo en el estómago o ese impulso por emprender y crecer, entonces ve a por ello. El miedo va a ser tu compañero en este proceso, porque tiene la noble misión de alertarte de que estás saliendo a terreno desconocido, y que muchas cosas pueden ir mal. No lo hace con mala fe; sino con la idea de prevenirte para que ates bien todos los cabos y no emprendas con inocencia.

2. Mira al miedo de cara y actúa a pesar de él, aunque con cabeza. Ante el miedo puedes querer refugiarte en lo cómodo y conocido, pero recuerda que si has llegado a este momento es porque seguramente tu vida, aunque predecible, gritaba por darle un giro.

trabajo
iStock

3. Mira a largo plazo, pero también a corto y a medio. No se emprende a lo loco ni de la noche a la mañana, sino que se necesita tiempo y un buen plan. Toma el objetivo final y comienza a desgranarlo en pequeños objetivos que en suma te dirigirán a él. Hazlos lo suficientemente pequeños y asequibles como para que realmente puedas llevarlos a cabo. Así podrás ir disfrutando los pequeños éxitos y aprendiendo de los pequeños fracasos.

4. Establece prioridades. No sólo hay que marcar estos pasos sino establecer cuáles son más importantes y urgentes. Estos deben ser los primeros a abordar. Recuerda además hacer una buena lluvia de ideas sobre distintos modos de resolver cada uno de estos pequeños objetivos. Así tendrás no sólo un plan A, sino un B, un C… ¿Adivinas en qué te ayuda esto? A reducir la incertidumbre. 

5. Asesórate por gente cualificada y muévete entre emprendedores para conocer sus experiencias. Esto te ayudará a reducir la incertidumbre. Por definición, la incertidumbre nace de la falta de información, y cuando esto sucede nuestra mente imagina mucho, con poca base real, generando ansiedad y miedo.

6. Maneja tus pensamientos negativos. Seguro que estos te asaltarán a cada paso, pero ten en cuenta que la mayoría de nuestros pensamientos son irracionales. ¿Cómo los puedes identificar? Desecha aquellos pensamientos que no son objetivos, no te ayudan a afrontar la situación, te provocan emociones muy intensas, y contienen palabras extremas del tipo “todo”, “nada”, “debo”, “imposible”, etc. 

7. Maneja tus emociones. Estás iniciando una época que va a ser dura, aunque, esperamos, gratificante. Así que es necesario que reserves un tiempo de descanso cada día, para tu ocio y para dormir. Esto te ayudará a mantener un equilibro emocional. Pero también puedes hacer ejercicio, meditar y hacer ejercicios de relajación para prevenir momentos de ansiedad, y también para intervenirlos cuando ya están presentes.

Continúa leyendo