¿Cuál es la duración ideal de las vacaciones?

A menudo cuando disfrutamos de nuestras vacaciones suelen parecernos cortas, y las olvidamos pronto, independientemente de su duración, ¿por qué tenemos esa sensación de fugacidad?

¿Cuál es la duración ideal de las vacaciones?

El modo en el que distribuimos nuestras vacaciones ha experimentado una notable transformación en los últimos tiempos. Hace algunos años, era bastante común disfrutarlas de una sola vez durante el periodo estival, y no se contemplaba el invierno u otra estación como periodo de descanso.

Teniendo en cuenta que las vacaciones suelen tener una duración total de 30 días al año, hoy en día, son muchas las personas que prefieren distribuirlas en varios periodos, siempre y cuando su actividad se lo permita, combinando verano con invierno, pero ¿cuál es el periodo mínimo que debemos disfrutar para que sean realmente efectivas?

El médico francés Pierre Delbarre ha estado investigando el efecto del descanso sobre la salud de las personas, y sus conclusiones apuntan a que nuestra tendencia a seccionar las vacaciones resulta ser una buena decisión, ya que sostiene que lo más beneficioso para nuestro bienestar es descansar en 2 o 3 periodos durante el año, distribuidos entre 8 y 10 días cada uno.

Lo ideal: 2 o 3 periodos durante el año, distribuidos entre 8 y 10 días cada uno.

Alejarse de la rutina nos beneficia de forma psíquica y físicamente mejorando nuestro humor y afectando muy positivamente al estado emocional. A la vuelta, nos sentimos más relajados y creativos.

vacaciones

Pero no solamente es importante la duración, ya que hasta que no han pasado tres o cuatro días no somos capaces de desconectar de la rutina, sino también lo que hacemos en ese periodo. Y es que las actividades que realicemos son claves para optimizar los efectos positivos del descanso y evitar la sensación de fugacidad. No todas las personas disfrutan de igual modo ni poseen las mismas necesidades.

Para esas personas cuyo trabajo consiste en tareas rutinarias, las vacaciones ideales serán aquellas que aporten circunstancias radicalmente opuestas, que compense la falta de emoción y el derroche de adrenalina, sin embargo, para aquellos para los que el estrés es condición propia de su actividad laboral, el silencio y la serenidad del campo nivelaría los estados de nerviosismo asociados al trabajo.

Según demuestra un estudio científico realizado por Jeroen Nawjin, de la universidad de Erasmo de Róterdam de Paris, el estado de bienestar posterior a las vacaciones no suele prolongarse más allá de los 15 días posteriores, por lo que conocer claves para alargar este estado de serenidad nunca está de más.

¿Cómo puedo extender el efecto positivo de mis vacaciones?

El bienestar posterior al descanso estival, viene definido en gran medida por los recuerdos de experiencias satisfactorias instalados en nuestro cerebro con una duración más o menos temporal, cuanto más impactante, representativo o emocionante sean nuestras vivencias, mayor será la duración del recuerdo.

la técnica del “peak-end”

Utilizar la técnica del “peak-end” es una buena clave para seguir disfrutando del momento vivido. Definido como pico de fin, consiste en vivir la experiencia más intensa o emocionante inmediatamente antes de terminar las vacaciones, por lo que hacemos que se instale en nuestra memoria más reciente y perdurará más en el tiempo.

Si durante nuestras vacaciones vivimos experiencias que nos aporten algún tipo de aprendizaje personal o adquirimos nuevas destrezas, como hacer un curso de equitación, además de reducir los niveles de estrés, las habilidades aprendidas formarán parte de nosotros, evitando así su desaparición rápida de nuestro cerebro.

Hagas lo que hagas en vacaciones, disfruta al máximo del momento con los cinco sentidos.

“Las vacaciones son atractivas solo en la primera semana. Después de eso, ya no hay más novedad en levantarse tarde y tener poco que hacer”. -Margaret Laurence.

María C. Melero
Licenciada en Ciencias del Trabajo
Editora del blog antesalarrhh

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS