Diccionario de términos financieros y fiscales

Los términos financieros y fiscales están presentes en todos los momentos de nuestra vida pero, aún así, muchas de nosotras desconocemos esta jerga que parece difícil, pero puede explicarse con sencillez. A continuación, Tressis, con la colaboración de Schroders, nos ofrece un glosario para estar a la última en ahorro e inversión.

Cartera gestionada

Servicio de inversión por el cual el cliente delega las decisiones de inversión en Tressis a través de un mandato. Tressis irá adecuando las inversiones del cliente al contexto de mercado, en función de su perfil inversor, combinando los distintos productos financieros de la manera más adecuada para ayudarle a alcanzar cada uno de sus objetivos vitales. 

Cartera arriesgada

Cartera gestionada para inversores con un perfil de riesgo elevado, en el que están dispuestos a asumir una posible pérdida mayor, a cambio de poder alcanzar una rentabilidad superior a medio – largo plazo. Las carteras arriesgadas suelen tener un porcentaje de inversión en renta variable muy elevado.

Fondo de inversión

Instrumento de ahorro que agrupa las inversiones de varias personas, o partícipes, y está gestionado por un gestor profesional. El ahorro de cada persona se destina al fondo, con lo que se crea un gran patrimonio común. Dado el tamaño de este patrimonio, los inversores alcanzan un poder de negociación y diversificación que sería imposible de obtener si invirtiera cada uno por su cuenta.

Horizonte temporal

Desde el punto de vista del inversor, el horizonte temporal es el período de tiempo durante el cual está dispuesto a mantener invertido su capital ya que no tiene previsto necesitarlo.

Inflación

Mide la subida de los precios de bienes y servicios a lo largo del tiempo

Interés compuesto

Rentabilidad de una inversión cuando los intereses no se pagan sólo sobre el capital invertido en un principio, sino también sobre los intereses que, a lo largo del tiempo, ha ido generando esa inversión inicial. Este efecto multiplicador hace que con el paso del tiempo nuestro capital sea mayor.

Liquidez

La facilidad con la que un activo puede ser vendido a cambio de efectivo. Un activo puede describirse como “poco líquido” si se tarda mucho tiempo en venderse, como por ejemplo un bien inmobiliario.

Patrimonio

Conjunto de todos los bienes y derechos que posee un individuo, siempre descontando las deudas y obligaciones.

Patrimonio mobiliario

Comúnmente se considera patrimonio mobiliario todo lo que no es inmobiliario, es decir todos los bienes que tiene una persona que no sean inmuebles (viviendas, oficinas, naves…). Se consideran rendimientos del capital mobiliario los intereses de cuentas bancarias, bonos, obligaciones y, en general, títulos de renta fija, los dividendos de acciones y las plusvalías obtenidas por la transmisión de cualquier tipo de valores mobiliarios. En la práctica los rendimientos del capital mobiliario lo conforman los intereses, dividendos, plusvalías, etc.

Patrimonio inmobiliario

Son todos los bienes inmuebles rústicos y urbanos. Tienen la consideración de rendimientos del capital inmobiliario los que se deriven del arrendamiento o de la constitución o cesión de derechos o facultades de uso o disfrute sobre bienes inmuebles rústicos y urbanos o de derechos reales que recaigan sobre ellos,

Perfil de riesgo

Se entiende, en el ámbito financiero, como las fluctuaciones que está dispuesto a asumir cada inversor en la evolución de su cartera para conseguir rentabilidad. Un perfil de riesgo conservador correspondería a aquellos clientes que no están dispuestos a soportar altibajos importantes en la valoración de sus inversiones, y se conforman con rentabilidades pequeñas para no soportar sustos.

El riesgo asumido suele llevar aparejado potenciales pérdidas y ganancias mayores, en función de cuánto mayor sea. Cada objetivo vital puede necesitar un pazo diferente para alcanzarlo lo que permite poder asumir mayor o menor riesgo. Por eso un mismo inversor puede tener distintos perfiles de riesgo en función del objetivo de inversión que persiga, siempre que su situación financiera, conocimientos y experiencia inversora lo permitan.

Perfil de idoneidad

Es un concepto de la regulación del mercado de valores que analiza para cada inversor: su situación financiera, sus conocimientos y experiencia inversora, y sus objetivos de inversión. El resultado del análisis de estos tres aspectos arroja un perfil de riesgo inversor, que es más completo que la percepción del inversor sobre qué riesgo está dispuesto a asumir. Al tener en cuenta su situación financiera y conocimientos y experiencia, este perfil permite saber si el inversor puede asumir el riesgo que querría o no está preparado.

Planificación financiera

Proceso que tiene como finalidad que las inversiones financieras de una persona estén orientadas a alcanzar sus objetivos vitales. Se inicia entendiendo la situación particular de cada cliente, su situación patrimonial (mobiliaria e inmobiliaria), su capacidad de ahorro, sus metas vitales, el riesgo que está dispuesto y puede asumir, y el horizonte temporal de esos objetivos, y finaliza con un planteamiento de soluciones de inversión que vayan orientadas a alcanzarlos. Lo ideal es periódicamente actualizar este análisis, para ir adecuando el ahorro a los objetivos que perseguimos.

Planificación financiera y fiscal

Es la planificación financiera que tiene en cuenta la situación fiscal del cliente en su propuesta de soluciones de inversión, buscando la mejor rentabilidad financiero – fiscal. Rendimiento: Medida de la rentabilidad obtenida por una inversión. En el caso de una acción, el rendimiento es el pago de dividendo anual expresado como un porcentaje del precio de mercado de la acción. Para los bienes inmobiliarios, son los ingresos de la renta expresados como un porcentaje del valor del capital. Para los bonos el rendimiento es el interés anual expresado como un porcentaje del precio de mercado actual.

Rentabilidad real

Rentabilidad generada por una inversión, después de ajustarla a los efectos de la inflación. Si el valor de una inversión crece en un 5% de rentabilidad en un año, y la tasa de inflación es de 2%, la rentabilidad real será del 3%.

Rentabilidad total

La rentabilidad total de una inversión, incluidas las posibles plusvalías (o minusvalías) de capital, más los ingresos por intereses o dividendos Se mide durante un período determinado, y se da como un porcentaje del valor de la inversión al inicio de ese período.

Riesgo

La posibilidad de incurrir en una pérdida por una inversión.

Continúa leyendo