María Fernanda Espinosa: "La opinión pública, la gente, la clase política esperan que las mujeres hagan milagros, hay mucha presión"

María Fernanda Espinosa asumió el cargo de Presidenta de la Asamblea de Naciones Unidas el pasado 2018 con siete prioridades claras y una meta clara: conseguir un cambio global. Descúbrelas.

Getty Images

Actual presidenta Presidenta de la Asamblea General de las Naciones Unidas, María Fernanda Espinosa cuenta con una amplia trayectoria en el ámbito político y diplomático. Ministra de Defensa, de Relaciones y de Deportes de Ecuador, entre otros cargos, asume en la actualidad los retos a los que se enfrenta el mundo con lucidez, pero también seguridad de que la situación puede y deber cambiar... papel de la mujer, cambio climático, inseguridad, reflexionamos sobre las prioridades actuales de nuestro planeta.

1- Usted es la cuarta mujer en ocupar el puesto de presidenta de la Asamblea de Naciones Unidas en la historia de la Organización y la primera desde el 2006. ¿Qué le supuso a nivel personal y profesional? ¿A qué cree que se debe la representación más limitada de mujeres en este cargo? ¿Piensa que esta diferencia se irá reduciendo ?

En primer lugar, son 73 años de historia de la ONU con solamente cuatro mujeres y todas son del sur global, de países en desarrollo: la primera de la India, la segunda de Liberia, la tercera de Baréin, y yo soy la cuarta, en 73 años, la primera mujer de América Latina. Es una clara señal de que no hemos hecho bien la tarea, pero también marca una tendencia y una línea que con seguridad, esta escasez de mujeres presidiendo el órgano más importante de Naciones Unidas puede mejorar. Yo diría que aquí, al interior de Naciones Unidas, hay una conciencia creciente sobre la importancia de la paridad, la importancia de tener hombres y mujeres en la posición de toma de decisiones.

El Secretario General ha hecho toda una campaña con fuerte liderazgo político para hacer que la organización en todos sus puestos de más alta dirección tenga total paridad. El subsecretario general, los secretarios adjuntos, en toda la parte de élite, en la parte superior, hay una total paridad en Naciones Unidas. Las cuatro comisiones económicas regionales de la ONU en todo el mundo están dirigidas por mujeres, estamos avanzando dentro de casa, y es importante que los 193 tomen también en cuenta esta configuración. De 193 embajadores, representantes ante la ONU apenas 40 son mujeres, 42, ya que acaba de llegar la embajadora de Maldivas. Las cifras mejoran, los números mejoran, las conciencias mejoran pero todavía hay mucho más que hacer, no solamente dentro de ONU sino fuera, porque los números en el espacio parlamentario, en el sector privado. Tenemos este número impresionante: de las 500 compañías más grandes del mundo, solamente 24 mujeres son CEO. Creo que hay mucho que hacer, no se trata solamente de los números, de que la aritmética sea correcta, sino también de cómo tomamos las decisiones las mujeres, como podemos hacer la diferencia, aportar calidad en los espacios de gobernanza y tomas de decisión. Creo que es un tema que hay que seguir trabajando.

2- ¿Considera que las mujeres con cargos políticos son sometidas necesariamente a más presión? ¿Cómo cree que se podría solucionar la desigualdad de oportunidades en el terreno laboral?

Es evidente, el hecho de ser mujer política es una gran decisión de vida para nosotras, hay que decir las cosas como son, la opinión pública, la gente, la clase política  espera que las mujeres hagan milagros, exige doblemente de nosotras. No solamente estamos en el ojo del huracán porque todo el mundo está tomando en cuenta que cada paso que damos, a ver si no nos equivocamos, estamos a la altura de lo que se quiere, pero también seguimos viviendo en sociedades machistas. Lo he sufrido durante más de una década: cómo te vestiste, si te repetiste el vestido que horror, si no te repetiste que guardarropa tendrás, el pelo… son miradas muy sexistas, si subiste de peso o no, si usaste lentes o no, he pasado por todas, cuando era ministra de Defensa, en una ceremonia militar puse un traje de color verde, que ya está coartada por las Fuerzas militares, quiere parecerse… no solamente se nos exigen el doble en calidad, hay un ente machista discriminatorio en general.

Sí creo que se pueden evidenciar mayor violencia política hacia las mujeres. Hay muchos casos de esos en el mundo, hay un cambio de percepción, un cambio cultural y civilizatorio que se requiere para decir que las mujeres debemos y tenemos el derecho de estar en espacios de decisión política, y evidentemente tenemos el compromiso de hacer la diferencia pero no debemos ser evaluadas por el doble cargo de ser mujeres. Tenemos que ser evaluadas como figuras públicas, políticas… como estar en apego a los principios que nos llevaron a estar donde estamos. Todavía hay mucho terreno que arar, muchas cosas que sembrar, hay que cambiar el espíritu no solamente de los hombres, de la sociedad, hay mujeres que perciben a las mujeres, lo vemos en el escenario de la política.

3- La violencia a la que son sometidas millones de mujeres y niñas sigue siendo extremadamente importante. ¿Qué herramientas concretas tiene Naciones Unidas para acabar con esta situación, ligada en algunos casos a la tradición? ¿Qué acciones a nivel local cree que se pueden aun implementar? ¿Nos podría comentar la iniciativa Spotlight?

 Efectivamente, allí creo que la Humanidad está en problemas. La ONU está desplegando toda su capacidad para acompañar y apoyar a las sociedades y gobiernos, hacerle frente a unos de los flagelos más dramáticos de la sociedad. El flagelo dramático en nuestra sociedad es todas las formas de violencia y discriminación hacia las mujeres. Cada vez que repito esta cifra, tengo un cambio de temperatura… una de cada tres mujeres en el mundo ha sido víctima de alguna forma de violencia. Las cifras de genocidio o feminicidio siguen creciendo dolorosamente, en un país de América Latina el número de mujeres asesinadas desde el año 2015, era de 1.197 mujeres asesinadas. Casos de genocidio y feminicidio se ven todos los días… lo que está haciendo Naciones Unidas es articular todo un sistema jurídico y legal que garantice la tipificación del delito de genocidio y luche contra la impunidad.

El segundo trabajo es una suerte de despertar de la conciencia social, en sociedades pacíficas, igualitarias, que cambien su manera de pensar y sentir, un cambio cultural es muy difícil de lograr. Hay que seguir trabajando en esto, no se puede dejar esto de lado, hay otro tema que es bueno decirlo, al menos 200 millones de niñas vivas en este momento han sido víctimas de mutilación genital femenina en 30 países. El tema de la mutilación genital es otro fenómeno sobre el cual hay que seguir trabajando, 750 millones de mujer y niñas en día de hoy, vivas, se han casado, han tenido un matrimonio antes de cumplir los 18 años. El tema del matrimonio infantil es otro tema en el que estamos trabajando con UNICEF, Fondo de población generando conciencia… simplemente para tener la cifra, es lo que nos marca la dimensión del problema. El 71% de las víctimas de trata y tráfico de personas son mujeres y niñas. No nos hace sentir bien, hay que hacer un despliegue enorme que pase por la educación de los niños en las escuelas, las campañas, las redes sociales que pueden ser tan buen transformadoras, con una capacidad de instrucción bastante grande… hay que operar con todos los medios que tenemos en mano.

La ONU está haciendo lo suyo a través de ONU MUjeres, UNICEF, el Fondo de población, a nivel político, hemos pasado este año bajo mi presidencia, la primera resolución de la Asamblea General sobre acoso sexual, para tener una herramienta normativa que anime a los estados a gestionar situaciones específicas. Es un tema enorme, es un tema que no hay que descuidar porque estamos hablando de la mitad de la población del planeta.

Getty Images

4- Con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y los acuerdos como el de Kyoto o París, el desafío climático ha empezado a encontrar respuestas. ¿Cree que el compromiso de los países a nivel nacional podría dar un paso más ? ¿En qué sector cree que se debería implementar los esfuerzos: político, mediático o económico ? ¿Qué opina de la falta de compromiso de algunos países frente a la crisis climática ?

Creo que el cambio climático, como lo hemos dicho el Secretario General y yo en repetidas ocasiones, es una de las amenazas existenciales más graves que tenemos ahora. No es todo, no es una forma simplemente de titular, es real. La información científica nos dice que si seguimos con la tendencia actual en términos de emisiones de gases de efecto invernadero, incluso con los compromisos establecidos en el Acuerdo de París, las temperaturas subirán alrededor de 3 grados centígrados, para el año 2100, quiere básicamente a la desaparición de gran parte de la zona continental del planeta, sería una forma de desaparecer, gran parte de la especie humana.

La ciencia dice que necesitamos de tres a cinco veces nuestros compromisos, nuestras ambiciones de reducir emisiones, multiplicar por cinco, para llegar a los compromisos de París que establecimos para el año 2020. Es así de sencillo. ¿Cuáles son los efectos? ¿Qué está pasando? Por ejemplo, 2 millones de personas han sido desplazadas de su lugar de origen en el año 2018, si vemos casos concretos, el país de Dominica, un país isla en la zona del Caribe perdió el 259% de su PIB solamente en horas de una gran tempestad generada por los efectos del cambio climático. Las cifras nos dicen que 200 millones de personas están en riesgo de perder su vivienda, de migrar de su lugar de origen para el año 2050 si sigue la tendencia. Los costos humanos pero también económico son gigantescos, estamos hablando de 500 billones de dólares, costaría simplemente en este año reparar los daños causados por el cambio climático, es un tema serio, requiere que multipliquemos nuestros compromisos, de cambiar nuestra matriz energética, de reducir los combustibles fósiles, de generar mecanismos fiscales de impuestos que desincentivan el sobreconsumo de energía que no sean renovables…

Existe la necesidad de una total transformación en los procesos de producción y consumo, es otra de la gran tarea que estamos emprendiendo, yo personalmente, una gran campaña mundial contra la contaminación de los océanos, son los principales depositarios del CO2, es decir de los gases que generan los cambios climáticos. Estamos también matando nuestros océanos con 13 millones de toneladas de plásticos anuales, y estoy empujando una campaña: tuvimos un gran concierto de proyección mundial el 1 de junio en Antigua y Barbuda con varios artistas de alfombra roja y demás para usar su voz y decir al mundo, a los consumidores: por favor no usemos más plásticos de uso único.

Este mes he logrado que la ONU nuestra sede principal se convierta en un lugar libre de plásticos de uso único. Así es que los cambios pueden ocurrir, que requieren un cambio de percepción y actitud en la sociedad, pero también acciones activas de los gobiernos, parlamentos y un gran apoyo del sector privado, en el caso de los plásticos tenemos un despertar y un compromiso del sector privado, de los grandes productores de plástico, una gran coalición de las 200 empresas más fuertes de producción de plástico de uso único, que se han puesto de acuerdo para hacer un salto cuantitativo en los materiales de empaque que estamos haciendo.

5- La elección del presidente estadounidense Donald Trump modificó precisamente los esquemas de las relaciones de Estados Unidos con América central y Latina, esencialmente sobre el tema de la migración. ¿Cree que las consecuencias sobre las relaciones multilaterales serán durables? ¿Hasta qué punto considera que pone en peligro el equilibrio del continente y del mundo?

Creo que es otro tema para el que la respuesta multilateral, la de la ONU es el camino más sabio y acertado. Aquí también estamos hablando de 250 millones de migrantes en el mundo, en este momento, personas que están en movimiento, huyendo de conflictos, cambios climáticos, de la crisis económica… estamos hablando de lugares del mundo donde hay focos rojos de inmigración. Uno de ello es el triángulo norte, entre Centroamérica y Estados Unidos. ¿Qué está haciendo la ONU? Pasamos bajo mi presidencia dos instrumentos internacionales  muy importantes: el Pacto Global de las migraciones, para una migración ordenada segura y regular, y el Pacto Mundial para los refugiados. ¿Qué son estos instrumentos? Paraguas de recomendación de políticas y acciones a nivel regional y nacional, en el caso del Pacto Global de las migraciones son 23 recomendaciones de política que no son legalmente vinculantes pero que ya están haciendo la diferencia. Voy a mencionar concretamente un ejemplo que me parece maravilloso porque nos da la pauta de que efectivamente la ONU estás haciendo su trabajo bien: es una iniciativa de los países del triángulo norte: México, Honduras, El Salvador, Guatemala para atacar las causas estructurales de la migración.

Está siendo acompañado por nuestra Comisión económica para América Latina y con la decisión y voluntad política de los cuatro países del triángulo norte. Es una iniciativa que pone en funcionamiento las 23 recomendaciones de política y apunta hacia las causas estructurales de migración, o sea a la generación de empleo, combate a las formas de inseguridad y violencia en estos países, a la generación de oportunidades para los jóvenes, al mejoramiento de las condiciones de la calidad y el acceso a la educación, es una propuesta completa, integral para los países del triángulo norte, con acompañamiento de la CEPAL, de nuestra comisión económica, bajo el liderazgo de los presidentes de estos países. Veamos concretamente qué se puede hacer, para qué sirve el Pacto Global de las Migraciones, este programa... este plan fue presentado el 20 mayo en México, bajo el liderazgo del presidente Andrés Manuel López Obrador y de la secretaría ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena Ibarra, creo que estamos caminando en la dirección indicada, la migración no se puede terminar a través de la criminalización, el combate mejor a la migración, es crear las condiciones adecuadas en los lugares de origen y la ONU está trabajando en este sentido. Naciones Unidas ha creado una red de todas las agencias y programas de la ONU lideradas por la Organización Internacional de las Migraciones para acompañar a los gobiernos, a los estados, planes que permitan prevenir la migración en los lugares de origen.

6- ¿Considera necesario que los países se involucren más en retos internacionales que en sus asuntos nacionales? ¿Deben elegir entre multilateralidad o soberanía?

Es una pregunta que se puede responder en dos partes: en primer lugar, efectivamente Naciones Unidas está en este momento en un proceso de reinvención, estamos atravesando un proceso profundo de reformas para mejorar nuestros métodos de trabajo, para ser más eficientes. Son tres pilares en el proceso de reforma: una reforma del sistema de paz y seguridad de nuestra arquitectura, para nuestras operaciones de mantenimiento de la paz con un enfoque más preventivo, una reforma de la burocracia de la ONU, en la gerencia y en la forma de administración, y una reforma en cómo operan nuestros equipos a nivel de país, de manera más coordinada, coherente, mayor potencia para acompañar y apoyar a los estados, es un proceso de reforma que hemos iniciado desde el 1 de enero de este año y que está en pleno proceso. Esta decisión de reinvención es necesaria porque los países también necesitan otro nivel de respuesta, y los problemas han cambiado y se han profundizando, lo uno.

Lo otro, es sobre el tema de o atendemos las necesidades nacionales o somos actores internacionales, muchos estados, vemos que hay una narrativa de exacerbación del nacionalismo, aquí nos preocupamos de nosotros, y allá en el mundo puede pasar lo que sea, pero nos vamos a preocupar de nosotros en primer lugar y de nuestros intereses, pero ocurre que lamentablemente las grandes amenazas no son amenazas que se pueden resolver a nivel doméstico o nacional, las grandes amenazas por que atraviesa la Humanidad requieren una acción colectiva, liderazgo global y por eso está la ONU. Si hablamos por ejemplo del tema del terrorismo, del narcotráfico, del crimen organizado, del cambio climático, de la migración… son temas que requieren respuestas internacionales globales y mayor cooperación internacional y no menos. Más multilateralismo, más Naciones Unidas en el momento en el que vivimos hoy… resumiendo por ejemplo, el tema de la migración irregular y el tráfico de personas, estamos resolviendo muchos de los problemas domésticos de muchos países, y somos serios en nuestro compromiso para combatir el cambio climático, estamos frenando la migración, estamos resolviendo incluso el derecho a existir de muchos países, estamos combatiendo la pobreza en los lugares de origen. El argumento ultra nacionalista no tiene manera de aterrizar en la práctica, podemos cuidar los intereses de un país, el interés nacional, siendo actores responsables en el escenario internacional.  

Getty Images

7- ¿Qué opina del surgimiento de algunos movimientos extremistas, por ejemplo en una parte amplia del mapa europeo? ¿Qué respuesta puede aportar Naciones Unidas?

Creo que es importante refrescar y revitalizar la narrativa sobre la importancia del multilateralismo, palabra que suena muy complicada. ¿Qué es el multilateralismo? Es la cooperación entre países, es trabajar juntos en problemas comunes, dar respuestas a la gente en el terreno a nivel local sobre los problemas que tienen, en su día a día, entonces creo que hacer un mejor trabajo de comunicación indiscutiblemente, pero también recordar a la gente que Naciones Unidas le da de comer a 80 millones de personas por día, en situaciones de extrema vulnerabilidad y crisis humanitarias, o que la ONU es la que provee casi el 50% de todas las vacunas que reciben los niños en el mundo. ¿Cómo decir que el sistema internacional o que la ONU o el multilateralismo no sirven? Claro que sirven. Cambia la vida de millones de personas en el mundo, y esto no está divorciado con la necesidad de atender el interés nacional, pero ningún interés nacional tiene sentido si no es mirando a un mundo cada vez más interconectado para las cosas buenas, para comunicarnos, conocernos mejor, para disfrutar y celebrar la diversidad de culturas, para conocer la literatura, el arte y la creación de todo el mundo, pero también dolorosamente interconectados por ejemplo para el tema del extremismo violento, los efectos devastadores del cambio climático, para los temas de salud pública, un tema ahora transfronterizo. El número de personas hambrientas en el mundo se ha incrementado mientras se derrocha cantidad de comida diariamente, pero hay cada vez más personas que sufren hambre, pero no solamente en los países del sur, en desarrollo, hay gente que sufre hambre en las grandes potencias también. Lo que se necesita precisamente es más internacionalismo, más multilateralismo, más Naciones Unidas.

8- Se han detectado irregularidades en el proceso de naturalización de Julian Assange...

Creo que es un tema doméstico, manejado por el Ecuador, por el actual gobierno ecuatoriano, no comento sobre las acciones del gobierno porque no estoy en funciones, soy una funcionaria elegida por los Estados Miembros a cargo de presidir el cargo más importante de la ONU.

9- ¿Acerca de los avances en sus siete prioridades para el 2019, qué balance puede hacer de estos seis primeros meses ?

Me doy por muy satisfecha de los cambios que se han hecho, queda camino por recorrer, hice un plan de trabajo que fue apoyado por los Estados Miembros en el momento en el que fui elegida. Escogí siete prioridades de trabajo en consulta con los Estados, por supuesto el tema de igualdad de género, el cambio climático, la migración y refugio y otros temas de gran importancia como el rol de los jóvenes, los derechos de las personas con discapacidad… he mostrado que el avance del tema multilateral avanza, camina con fuerza, los más de 50 mandatos que recibí de los Estados como presidenta los he ejecutado, uno por uno, sin falsa modestia, con gran calidad y excelencia. Lo hago, lo primero, porque soy una convencida de la importancia de Naciones Unidas y del multilateralismo, pero quizá más importante, igualmente importante, represento a mi país en esta posición, al Ecuador, es del más profundo interés que el Ecuador quede bien alto. No solamente al Ecuador, sino a las mujeres del Ecuador y de América Latina. Es una gran responsabilidad que debo asumir con todo el vigor, compromiso, excelencia.

10- ¿Cómo cree precisamente que influye en su percepción el hecho de proceder de Ecuador?

Yo diría que el Ecuador es un país del escenario de América Latina y del Caribe, creo que es mi experiencia del país, como servidora pública, creo que es importante que se ponga al servicio de Naciones Unidas. Es evidente también que como país del sur global, el Ecuador tiene una mirada cercana a los países del Sur. Soy una presidenta que representa al Ecuador, a América Latina, el Caribe… que de alguna manera representa también las visiones de los países en desarrollo. Sin embargo también tengo la conciencia plena de que de alguna manera represento, soy la portavoz de 193 estados. Trabajo de la manera más armónica, con la mayor coordinación con todos: con los países de la Unión Europea, con los países nórdicos… con todos absolutamente, pero creo que la mirada latinoamericana, del sur, aporta a las decisiones que tomamos, a las gestiones que hacemos.

9. ¿Cree que las nuevas generaciones están suficientemente concienciadas con los cambios que se deben llevar a cabo en todos los ámbitos: medioambiental, igualdad...?

La generación de jóvenes bajo 30 años es la más numerosa de la historia de la Humanidad, la población joven en el mundo es enorme, es 1,8 millones en el mundo. ¿Qué quieren los jóvenes? No puedo tomarme la libertad de hablar por la población joven del mundo, pero he trabajado muy de cerca con organizaciones jóvenes, portavoces jóvenes, en todas las actividades que hemos tenido, la voz de líderes jóvenes, lo que escucho una y otra vez es que los jóvenes tienen que ser los actores políticos, tienen que participar en los procesos de decisiones, tienen derecho a acceder a una educación de calidad, tienen derecho a ser actores de su propio destino, pero para eso necesitan tener igualdad de oportunidades, para eso estamos trabajando fuertemente con este gran universo, esta gran potencia de jóvenes, este 1,8 millones de jóvenes que quieren un futuro predecible, sostenible, la especie humana no va a desaparecer pronto porque no hemos hecho los suficiente para combatir el cambio climático… junto con ellos creamos lo que establece la agenda del 20-30 del desarrollo sostenible que señala que tenemos que crear 600 millones de nuevos empleos para el año 2030 la gran parte de estos tiene que ser para esta población joven… el reto es enorme pero estamos trabajando en ello. Como se dice en inglés, Working Progress… creo que no hay que tener políticas para los jóvenes, no hay que tener ideas para los jóvenes, lo que hay que hacer es trabajar de la mano con los jóvenes, son actores muy potentes en el escenario político.

Sophie Fernández

Sophie Fernández

Soñadora compulsiva, romántica empedernida y eterna fan del rock de los 50. Ser periodista y un buen café (sin azúcar) son dos de las razones que me hacen saltar de la cama cada mañana. ¿Mí lema? Empodérate.

Continúa leyendo