Guía del buen amor en la oficina

Tener una historia sentimental en el trabajo no es tan peligroso. Incluso tiene sus beneficios: conoces a la persona antes (y mejor) y las dosis de emoción y morbo se multiplican en el despacho.

Tensión Sexual No Resuelta.

Hay un término para eso que ocurre cada lunes, a las 10.30 de la mañana, junto a la máquina de café, sobre la fotocopiadora y en chats que echan humo de ordenador a ordenador en la misma oficina: Tensión Sexual No Resuelta. Una traducción de la ya clásica expresión anglosajona URST (Unresolved Sexual Tension), un fenómeno que suele manifestarse entre compañeros de trabajo que pasan, en promedio, ocho horas al día juntos

Pero la TSNR es sólo una de las múltiples aristas que tiene el apartado conductual en el área de los recursos humanos conocido como «ligar en la oficina». Según una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas, hasta un 13% de españoles han conocido a su pareja en el entorno laboral. ¿Por qué? Expertos en la materia como Loïc Roche, psicólogo francés, o Emily Dubberley, autores de «Cupido en el trabajo» y «Sexo para gente con poco tiempo y muchas ganas», respectivamente, parecen estar de acuerdo en que el entorno laboral es alamor en la oficina getty Psico tamente favorecedor. Según Roche, la razón es simple: «Se ha calculado que necesitamos entre dos y tres veces menos de tiempo para conocer a una persona en el trabajo que fuera». Mientras que Dubberley asegura que «hay algo deliciosamente gratificante en profanar el espacio santificado del lugar de trabajo».

Un 13% de españoles ha conocido a su pareja en el entorno laboral.

Para Carmen Salas, autora de «Dime con quién trabajas y te diré con quién te acuestas» (Plaza & Janés), el «incentivo extra» que supone el tener un affaire en el trabajo tiene que ver, sobre todo, con la imaginación. «Tener una aventura en una sala de reuniones y al día siguiente encontrarse frente a frente en la misma sala en mitad de una reunión, es algo que dispara los sentidos.» Para la escritora y experta en teoría de géneros Coral Herrera, en tanto, este tipo de relaciones son definitivamente positivas: «El sexo, dentro o fuera de la pareja, es siempre saludable a nivel mental, físico y emocional».

En la empresa no corres ningún riesgo de que te ocurra lo que al día siguiente de una noche de marcha, cuando no sabes si lo que pasó con ese tío fue real o parte del delírium trémens. No hay luces reveladoras encendiéndose de repente, ni consumiciones mínimas, ni resaca culposa. Ni qué decir de una cita a ciegas o de la ruleta rusa del Facebook. El madrugón y el café te ponen más lúcido que nunca y te vacunan contra el autoengaño. Y no olvidemos que este tipo de romance supone también para ambos implicados el fin de los desplazamientos extras (en ese mundo ideal el billete de metro vale por dos), algo invalorable en la presente coyuntura de crisis, un oasis en medio de los sueldos congelados y los horarios abusivos.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS