La escuela de idiomas se traslada al bar

Una plataforma colaborativa para aprender idiomas y conocer gente, triunfa en España, sobre todo entre las mujeres.

Alumnos de Milingual

Uno de los estereotipos que los españoles no logramos sacudirnos de encima es el de que se nos dan mal los idiomas. Y lo peor de este estereotipo es que tiene una base muy real. Según un estudio publicado por Eurostat, España es el tercer país de la Unión Europea -sólo superado por Hungría y Bulgaria- con menor número de personas entre 25 y 64 años que hablan alguna lengua extranjera. Sólo el 51% de los españoles conocen otro idioma, la media comunitaria es de un 66%.

Pero otro de los grandes estereotipos que acompañan a los españoles (y este también tiene base real) es que nos encantan los bares y el ocio. Y resulta que uniendo esos dos clichés, podemos equilibrarlos. la plataforma Milingual ofrece un marco cómodo -un bar o una empresa, un café o una cerveza- con profesores nativos, una organización cuidada y un ambiente agradable para apender idiomas casi sin darnos cuenta dentro de un marco de ocio. Una solución perfecta para aquellos a los que las academias les matan de la pereza. En un solo minuto, y a través de milingual.com, puedes apuntarte al local que más te apetezca entre un amplio catálogo, a las horas que mejor se adapten y tantos días como quieras. El precio de diez euros incluye una hora de conversación exclusiva -en inglés, francés, portugués o chino-, dirigida por profesionales y acompañada de una consumición.

La iniciativa parte de los hermanos Gabriel y Andrés Pazos: dos jóvenes emprendedores convencidos de que para dominar las lenguas han de vivirse. Siguiendo el ejemplo de empresas como Airbnb o Blablacar, Milingual nació en 2014 como una plataforma colaborativa donde los usuarios son los primeros que pueden organizar encuentros, mejorar el idioma y ganar dinero, siempre bajo el paraguas de la compañía. Hasta hoy, más de 5.000 personas han vivido una experiencia milingual, de las cuales el 70% han sido mujeres.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS