Las finanzas no son (solo) cosa de hombres

Ha llegado la hora de que tomes las riendas de tu ahorro y tus inversiones. En este artículo, Sonsoles Santamaría, directora general de Negocio de Tressis, nos explica las razones para hacerlo y los objetivos financieros que debes tener en cuenta.

La semana pasada celebré, junto con mis compañeros de clase, el 25 aniversario de la finalización de la carrera. Y me hizo pensar que llevo 25 años trabajando en el sector financiero, gestión de patrimonios y planificación financiera. Y concluí: han cambiado mucho las cosas.
El sector ha sufrido grandes transformaciones. Ha pasado de colocar productos a prestar servicios, las crisis han sido muy duras y la regulación ha aumentado para proteger al inversor. Se ha producido una revolución tecnológica que facilita y cambia la relación con los clientes...

Una nueva perspectiva

Pero también he vivido un cambio en nuestros clientes y la sociedad. Hace años eran principalmente los hombres los que se ocupaban de la gestión de las inversiones, y era poco usual que mujeres liderasen las decisiones financieras. Y llegó 2008 y lo que era seguro dejó de serlo. El desconocimiento de la situación financiera del hogar, de la organización del patrimonio, de qué necesito saber para invertir, acarreó desagradables sorpresas. Pero de todo se aprende y cambió la involucración de cada uno en las decisiones de ahorro e inversión. Ahora, mujeres y hombres se preocupan por tener control sobre su salud financiera.

Sonsoles Santamaría, directora general de Negocio de Tressis

Pero queda mucho por recorrer. Queda que los ahorradores se planteen la gestión de sus finanzas desde el punto de vista de "para qué invierto". En Tressis insistimos en esto porque es lo que nos hace entender qué metas quiero alcanzar con mi ahorro. Cuando iniciemos el análisis financiero desde esa perspectiva, será cuando demos sentido a las inversiones, entendamos su riesgo y escojamos las más adecuadas. Les pedimos que reflexionen sobre el ciclo vital y el ciclo del ahorro. Pensar en cuáles son nuestros objetivos vitales y qué ahorro necesitamos para alcanzarlos nos acerca a lograrlos. Son nuestras metas vitales las que tienen que marcar nuestras decisiones financieras y no al revés. 

Con Mujeres y Finanzas queremos ayudar a entender aspectos como:

• Qué objetivos quiero alcanzar a corto, medio y largo plazo.
• Analizar qué ingresos y gastos tengo y si son optimizables.
• Cómo incorporar el ahorro como disciplina antes del gasto.
• ¿Está invertido mi ahorro para alcanzar mis objetivos?
• ¿Conozco mi perfil y el riesgo de las inversiones?
• ¿Qué alternativas tengo para invertir mi ahorro y cuál es más eficiente financiera y fiscalmente?

Dedicamos tiempo al trabajo y la familia pero muy poco a pensar a qué dedicaremos el ahorro. Los sueños no tienen límites pero los imprevistos ocurren, por lo que saber qué queremos y qué capacidad tenemos para alcanzarlo ayuda a saber emplear nuestros esfuerzos.

Continúa leyendo