Esto es el éxito según Frans Reina, presidente de Shiseido España

Experto en fragancias, en lujo, en cosmética y en personas, Frans Reina, presidente de Shiseido Group España, comparte las claves de su sector y alguna pista para alcanzar el éxito.

Frans Reina, retratado por Gema López.

Madrugador, impaciente, "muy multitarea, aunque entiendo que es menos eficiente", muy organizado, "tremendamente puntual y muy respetuoso", según se confiesa, este químico, ingeniero industrial, MBA por IESE y Berkeley, ha puesto en práctica su impecable formación al servicio del sector de la cosmética. Primero en el Grupo L’Oréal, hasta que en 2003 se incorporó al grupo Shiseido, empresa de la que acaba de ser nombrado presidente en España y que cuenta entre su porfolio con marcas como Shiseido Ginza Tokyo, Dolce&Gabbana Beauty, NARS, Serge Lutens y las fragancias de Narciso Rodriguez, Hermès, Issey Miyake, Elie Saab o Zadig&Voltaire. Consigue la inspiración y el empuje para trabajar en el equipo, "cuando tenemos reuniones y compartimos ideas", y cree que la forma más eficiente de trabajar es "dejar bien claro qué se delega y no hacerlo dos veces. Dar voz a los equipos y ser consecuentes con ello".

El ambiente de trabajo ideal

"Es aquel en donde la gente es feliz. Ese es mi objetivo como presidente. Al final, el trabajo es donde más tiempo pasamos, y si no somos felices aquí... ¡vaya vida más mala! Además, es un objetivo egoísta. Cuanto más feliz es un empleado en una empresa, más se involucra, la defiende y más se esfuerza en que su desarrollo sea mejor".

Sobre el lujo

"Actualmente, el lujo sufre bastantes dilemas. Creo que toda decisión en este mundo debe ser tomada desde una perspectiva de largo plazo, respetando los valores esenciales de la marca, su esencia, manteniendo el concepto de exclusividad, la venta limitada y ver cómo integrar ese lado de servicio en el mundo digital. Aquellas marcas que sacrifiquen su esencia difícilmente tendrán el respaldo del consumidor".

Hacer equipo

"Creo que se consigue crear equipo trabajando con transparencia, honestidad, humildad –sin dejar de ser exigente–, y, sobre todo, siendo fuente de inspiración, dando ejemplo a los equipos".

Doble visión

"En lo profesional, siempre pienso en el futuro, y en lo personal, en el presente. Es verdad que en la mayoría de las compañías se buscan objetivos muy a corto plazo, pero yo estoy muy influenciado por la cultura japonesa y allí prima el legado. Además, no podemos olvidar que trabajamos en el mundo del lujo, no en el mass market y aquí las marcas se construyen en el largo plazo".

Salir al extranjero

"Me había negado muchas veces a salir de España, pese a que me lo habían ofrecido en varias ocasiones, pero por temas personales no quería hacerlo. Pero ahora que lo he hecho, cuando hago balance, no puede ser más positivo. Emprender una carrera internacional te permite conocer mercados, consumidores y formas de hacer diferentes. Es lo más parecido a hacer un master pagado".

Oportunidades perdidas

"Para mí, una oportunidad perdida es todo aquel empleado que ha abandonado la compañía, porque yo creo que las ideas no vienen del aire. Las ideas vienen de las personas y el que una persona abandone una compañía significa que todas sus ideas nos abandonan también".

Trabajar sin miedo

"Soy una persona que tiene cero aversión al riesgo. Creo que hay que arriesgar continuamente. Uno tiene que tener, sobre todo, la capacidad de asumir el error y la capacidad de perdonar el error. He visto muchas compañías que dicen que hay que asumir riesgos pero cuando alguien falla, le despiden. Yo le digo a los equipos que no tengan miedo, que los errores los aplaudo, la primera vez; la segunda no, porque de los errores se aprende. Lo que hay que hacer es arriesgar y si sale mal, aprender por qué y no repetirlo".

Pensar a lo grande

"En un entorno de cambio, tanto del mercado como de las marcas, empezamos una etapa muy ambiciosa. De aquí a 2026 queremos duplicar nuestra cifra de negocio en España. Para ello, cada paso que demos lo haremos en esa dirección, con coherencia, respetando nuestros valores, nuestra primacía tecnológica, nuestra filosofía japonesa y siendo consecuentes".

Una carrera en tres hitos

"Todos los años, nuestra central en Tokio encarga un estudio de brand equity (equidad interna) en 25 países donde la marca está presente. En mi anterior etapa como presidente de la filial española, conseguimos posicionar Shiseido como la mejor marca del mercado español y que España fuera el país donde Shiseido tenía una marca más apreciada. Cuando llegué, nadie la conocía y ese es para mí un gran mérito. En mi etapa en Shiseido antes de irme a Francia, la compañía fue elegida consecutivamente como uno de los 50 mejores lugares para trabajar (Best Work Places España). Para mí, el equipo es fundamental y eso fue un orgullo. Además de demostrar que todo por lo que se lucha se consigue. Un hito más personal fue en el año 2010. Un año muy importante para mí, ya que fui nombrado presidente de Shiseido en España y a la vez fui elegido como el mejor ejecutivo del año en España por la revista Emprendedores".

CONTINÚA LEYENDO