Las mujeres tienen que trabajar 52 días más al año para cobrar lo mismo que los hombres

Un informe de Oxfam Intermon recalca que además de ganar menos por el mismo número de horas (un 16% de media), dedican dos veces más de tiempo al trabajo en casa que los hombres.

Mujeres trabajo
Imaxtree

La desigualdad ligada al género en el ámbito laboral sigue haciendo estragos. Según el informe 'Voces contra la precariedad: mujeres y pobreza laboral en Europa' publicado este 27 de septiembre por Oxfam Intermón, las mujeres cobran menos que los hombres por el mismo sueldo. Deberían exactamente trabajar 52 días más al año para conseguir esta igualdad económica.

En España, la brecha salarial es un poco inferior a la europea: de media, las mujeres ganan un 16% menos que los hombres. El trabajo doméstico de las mujeres (que duplica el de los hombres, que apenas llega a las 10 horas) alcanzaría el 41% del PIB en nuestro país (un 13% en el conjunto del globo). Tanto en España como en Europa, las mujeres son más numerosas en tener un salario más bajo: concretamente, en 2014, el 20% de ellas tuvo una baja remuneración, un porcentaje que duplica el de los hombres. Son también mayoría en tener más posibilidades de conseguir un trabajo parcial: cuatro de cada cinco personas que trabajan en estas condiciones en nuestro continente son mujeres. Su representación en altos cargos resulta también sorprendente: de 609 consejeros delegados existentes en Europa dentro de las grandes empresas, solo 36 son mujeres.

Mujeres trabajo
Istock

¿A qué se debe esta brecha? Esta desigualdad salarial se puede explicar por factores como el tamaño de la empresa en la que trabaja, su experiencia como trabajar pero también su edad. El tipo de trabajo y el sector también son claves: algunos como la restauración o los servicios de limpieza están muy feminizados: casi un 88% de los empleos relacionados con los cuidados es realizado por mujeres. Se estima que en nuestro país, un 14% de esta diferencia  “solo puede atribuirse a la discriminación directa o indirecta por razón de género”. Esta brecha de género en el ámbito laboral se suma a una discriminación en el propio hogar, invisibilizado según Oxfam.

Según la organización, el perfil característico de la mujer precarizada en Europa es joven, de familia monoparental y migrante. Se estima que en nuestro país, más de la mitad de las familias monoparentales están riesgo de pobreza y exclusión social.

Mujeres trabajo
Unsplash

La encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) corroboró recientemente esta tendencia: las mujeres dedican 26,5 horas a la semana a tareas domésticas, cuidados familiares y trabajos no remunerados en ONG, contra 14 horas por los hombres. Fuera de nuestras fronteras, se observa lo mismo: un informe de la Office for National Statistics del Reino Unido (el INE británico) publicado a principios de febrero recalcó que las mujeres disponían de 38,5 horas a la semana de tiempo libre, frente a las 43 horas de los hombres.

Más allá de la necesidad ética de esta igualdad, su aplicación supondría nada menos que un aumento del 18% de la riqueza mundial. ¿Para cuándo un cambio?

CONTINÚA LEYENDO