Michelle Obama lanza el Global Girls Alliance para promover la educación de las niñas

La ex primera dama estadounidense ha lanzado un programa que pretende ayudar a las niñas de todo el mundo a emanciparse y ser libres gracias a la educación. Todo un ejemplo.

Michelle
Getty Images

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Niña, la ex primera dama anunció el lanzamiento del programa “Global Girls Alliance” destinado a promover la educación de las niñas. Michelle Obama, muy comprometida con la educación de los jóvenes a todos los niveles (rapeó en el marco de la iniciativa Better Make Room para animar a los jóvenes a estudiar en la universidad), comentó en el plató de “Today Show”: “Cuando educas a una niña, educas a una familia, una comunidad, un país”.

La ex primera dama recalcó que en la actualidad más de 98 millones de niñas no van al colegio en el mundo. El programa pretende favorecer en este sentido la autonomía de las adolescentes en el mundo gracias a la educación, basándose en la idea de que el cambio se opera desde abajo hacia arriba. Trabaja para apoyar los líderes e incitar a la gente a actuar, por todo en el mundo.

La Alianza apoyará más de 1.500 organizaciones locales y creará una red entre estas organizaciones, facilitando redes de recursos, formación y soportes técnicos para darles los medios de reunirse habitualmente. El programa será lanzado por la Fundación Obama y se propondrá apoyar a los líderes locales que intentarán entender los desafíos ligados a las comunidades locales y las estrategias necesarias para afrontarlas.

Aprovechó la ocasión para evocar su opinión acerca del movimiento Me Too: “Estoy sorprendida de constatar hasta qué punto nada ha cambiado. El mundo es, desgraciadamente, un mundo peligroso para las mujeres y las niñas. Y creo que las mujeres están hartas. Están hartas de estar infravaloradas. Están hartas de que no se les tenga en cuenta“. Precisó aun así que creía en el cambio y en la evolución de la situación: “Es lo que ocurre con el cambio. El cambio no es un camino directo, liso, va a haber golpes y resistencia". Cree que puede haber cambios, incomodidad, pero cree que les toca a las mujeres decir que quieren abrir la vía a la próxima generación.

Madre de dos hijas, Malia y Natasha de 20 y 17 años respectivamente, se siente especialmente afectada e implicada en la lucha contra las desigualdades y el cambio a través de las nuevas generaciones: “Queremos que crezcan con un futuro lleno de promesas y esperanza”.

CONTINÚA LEYENDO