Las mujeres que me moldearon: Gema Aznar, directora de Mary Kay en España

Gracias a ella, tu neceser es un tesoro. Gema Aznar, directora general de Mary Kay en España, se pone frente al espejo. En esta ocasión, se somete al Test MMM.

Acaba de presentar su plan de igualdad. Mary Kay Ash tenía un objetivo: quería que las mujeres se enriquecieran. El medio sería la belleza. Con el producto y con el resultado de su venta. Una regla debía vertebrar las decisiones: sus empleados habían de tratarse los unos a los otros como quisieran ser tratados.

En su filial española, la norma se ha hecho plan. “Desde el Departamento de Recursos Humanos éramos conscientes de que la igualdad y el respeto a la diversidad formaba ya parte de nuestra cultura pero quisimos hacerlo visible a través del Plan de Igualdad, que no nace con el fin de dar cumplimiento a una obligación legal, sino del compromiso que tenemos con nuestros empleados y la sociedad”, explica Zaira Contreras, Gerente de Recursos Humanos de Mary Kay España.

El plan, elaborado casi por completo por los empleados, cubre todas las actividades que se desarrollan en la compañía “en materia de contrataciones y selección de personal, formación, promoción interna, retribuciones, conciliación y corresponsabilidad, salud laboral, acoso sexual, laboral y por razón de sexo, así como en materia de violencia de género”. Entre las medidas, “las vacantes de trabajo se compartirán con la Fundación Integra para fomentar la inclusión social”, la negociación de acuerdos con guarderías y los acuerdos con gimnasios y entrenadores personales.

Las empresas, razona Gema Aznar, directora general de Mary Kay España, deben “ser conscientes de que es el valor humano lo que marca la diferencia en una compañía. El nivel de motivación, empoderamiento y contribución de los empleados será directamente proporcional al éxito global de nuestras empresas”. En la suya, el 73 % de los empleados son mujeres. Los puestos de responsabilidad también tienen nombres femeninos.

Pero antes hubo otras. Aznar recuerda (y celebra) las suyas.

Teresa de Calcuta

Getty

"Creo que es una de las personas que más ha influido en el mundo, desde la humildad y la caridad, en todos los niveles: político, social, humano, religioso... A parte de muchísimas más lecciones, de ella siempre he extraído cómo la responsabilidad de entrega a los demás es la base de un liderazgo responsable y transversal".

Las heroínas del día a día

"Todas esas mujeres que se enfrentan con actitud extraordinaria a sus responsabilidades laborales, sociales y familiares son un ejemplo de cómo la actitud es clave a la hora de hacerse cargo de las dificultades que a todos nos llegan".

 

Mi madre

"De ella aprendí el valor por la belleza, por lo estético y por el orden. Me enseñó a tener cuidado por los detalles y a darle a todo la armonía necesaria. También ha sido para mí un gran ejemplo de cómo cultivar el valor de la amistad".

Mary Kay Ash

"Fue una mujer visionaria capaz de cambiar la realidad de su época ofreciendo una oportunidad única de negocio para las mujeres, empoderándolas y ayudándolas a crecer profesional y personalmente. El mejor ejemplo e inspiración para mí sobre el liderazgo enfocado siempre en las personas ha sido de ella. Su historia es realmente apasionante".

 

Mafalda

"Me encanta cómo desde los ojos de una niña se preocupa con gran inquietud por el futuro del mundo y se pregunta permanentemente sobre la vida y los problemas de las personas. Desde un enorme sentido del humor hace una reflexión sobre la familia y la amistad realmente interesante. Me aporta esa dosis de realidad y de sentido del humor necesario en el día a día".

Charo Lagares

Charo Lagares

Iba para registradora y le dio por pensar que el dinero no daba la felicidad. Ahora quiere ser como Dorothy Parker. Solo ha conseguido sus ojeras.

Continúa leyendo