Mujeres y trabajo: ¿cuáles son los retos a los que todavía nos enfrentamos?

Este 8 de marzo Rosario Sierra, directora de negocio corporativo de LinkedIn España y Portugal, nos habla de la brecha de género y de los retos a los que se enfrentan las mujeres en el ámbito laboral. Y también como éstas pueden desarrollar mejor su carrera...

El Día Internacional de la Mujer ya está aquí. Cada 8 de marzo celebramos esta jornada tan importante en todo el mundo para promover la libertad y la igualdad de las mujeres en todos los ámbitos, incluido el laboral. Y es que el profesional es uno de los espacios donde todavía se hace bastante evidente la existencia de una brecha de género importante, que supone que las mujeres todavía se deban enfrentar a multitud de retos y obstáculos: dificultad para conciliar, menores sueldos, más contratos temporales, techos de cristal… 

“La brecha de género es un problema en el que tenemos que seguir trabajando, sobre todo tras una pandemia que ha puesto de manifiesto las trabas que las mujeres seguimos enfrentando para integrar nuestra vida profesional en nuestra vida personal”, nos cuenta Rosario Sierra, directora de negocio corporativo de LinkedIn España y Portugal. 

Vida profesional y vida personal

¿Una de las mayores dificultades? Compaginar el cuidado de los hijos con el desarrollo de una carrera profesional. Según el Índice de Confianza del Trabajador de LinkedIn, un 21% de las mujeres afirman que ellas se han encargado solas del cuidado de los niños y según el Instituto Nacional de Estadística, son ellas las que ​​interrumpen más tiempo su vida laboral (el 18% de las mujeres lo hacen al menos dos años al tener un hijo, frente a solo el 3% de los hombres). 

“Para mí, no se trata de conciliar, sino de hablar de la integración de nuestra vida personal y de nuestra vida profesional. Hay que apoyar la promoción de la integración de las mujeres, permitiéndoles ser mujeres madres y profesionales o profesionales y madres, según sus prioridades y sus deseos de futuro”, explica Rosario, que insiste en la necesidad de poner en marcha políticas de flexibilidad laboral efectivas. “Debemos trabajar de forma conjunta entre las empresas, adoptando medidas de igualdad y diversidad en sus procesos de selección y promoción, y la sociedad general, liberando a las mujeres de esa ‘carga doméstica’ que en muchas ocasiones enfrentan solas. Solo compartiendo obligaciones podrán centrarse en su carrera profesional y trabajar por seguir creciendo en este ámbito”, apunta Sierra.

trabajo
iStock

¿Cómo pueden las mujeres equilibrar vida personal y profesional? ¿Qué pueden hacer las empresas para que se logre una mayor conciliación, por ejemplo?

“En nuestro último informe de tendencias de talento hemos podido comprobar que las prioridades de los profesionales han cambiado y que ahora analizan en profundidad dónde y con qué condiciones trabajan, buscando un mayor equilibrio entre la vida profesional y personal”, explica Rosario. Las mujeres, por ejemplo, valoran un 5% más que los hombres el teletrabajo, según el último estudio ‘The New Experience Economy’ de Dynat. Algo que según Rosario, se trata de un medio facilitador de conciliación que todas las empresas deberían incorporar en su día a día. “Durante estos dos últimos años hemos visto, no siempre por supuesto, que los profesionales han podido desempeñar su trabajo de forma normal desde casa, por lo que el teletrabajo debe verse como una oportunidad”, apunta la experta.

El desarrollo profesional de las mujeres

La forma en la que nos presentamos ante el mercado laboral en general y a una empresa en particular ha cambiado mucho en los últimos años. ¿Cómo pueden las mujeres desarrollar óptimamente su carrera? El último estudio de Dynat también revela que el 59% de ellas desearía cambiar o mejorar su posición de trabajo frente al 45% de los hombres, así que… ¿Cómo conseguir estos objetivos profesionales? 

“A la hora de buscar empleo, ya no es suficiente con dejar retratados en un papel nuestros logros profesionales y formación, sino que debemos ir más allá. Tenemos que dejar claro nuestras motivaciones, qué aportamos, dónde queremos estar y cómo podemos ayudar a cumplir ese propósito”, explica Rosario. La directora de negocio de LinkedIn recomienda utilizar esta red social para construir una propia marca personal, para compartir con la comunidad logros y opiniones y para interactuar con los contactos o las empresas en las que se quiere trabajar, para que nos conozcan más allá de nuestra formación. “El CV está bien, pero las relaciones son mejores”, afirma Sierra.

Por último, la experta recomienda no olvidarse de las soft skills. "Nuestras habilidades técnicas definen lo que hemos estudiado o en qué hemos trabajado, pero son las habilidades blandas las que nos definen como personas y, por tanto, como profesionales, por lo que mostrarlas en nuestros perfiles es fundamental para que nos conozcan más allá de lo que hacemos, para que sepan si somos capaces de liderar equipos, si tenemos la empatía suficiente para comprender a nuestros compañeros o la resiliencia necesaria para adaptarnos al momento del cambio que nos atañe", apunta Rosario.

Continúa leyendo