Orgullo Selfie

Parecía una tendencia de 2013, pero ha llegado para quedarse. Bienvenidas a la era de autofotografiarnos "peligrosamente". Te damos las claves de los nuevos selfies: belfies, welfies y bookshelfies .

Rosie Huntington-Whiteley

«Selfie» –del inglés «self», uno mismo, se dice de la autofoto tomada con la cámara inversa del smartphone o ante un espejo y compartida a través de las redes sociales– fue elegida como la palabra de 2013 por el «Oxford Dictionary»; puede que haya sido también el hábito más irritante del pasado y del recién estrenado año, pero no hay organismo que mida tal sentimiento. El término data de la Alta Edad Media de las redes sociales,lo acuñaron los tristes muchachos emo enMySpace a principios de siglo y apareció por primera vez como hastag en Flickr en 2004. Pero en 2013 lo usamos todos: según el programa de análisis del «Oxford Dictionary», un 17.000% más que en 2012. El gesto de sacar morritos, alargar el brazo y disparar se repite en cada rincón del mundo, incluyendo la Casa Blanca y el Vaticano. Las personas de a pie nos comportamos como celebrities y las celebrities se comportan como nosotros. Nunca les hemos conocido mejor. Sabemos cómo son recién levantadas y podemos asomarnos a sus miserias gracias a lo que se vislumbra en segundo plano.

No sabemos si las autofotos sucumbirán al ritmo frenético de las modas en Internet, lo que sí han hecho es evolucionar. Gracias a la aplicación Frontback, puedes disparar al mismo tiempo las dos cámaras del móvil para poner tu foto en contexto. También existen tendencias y subcategorías: la de las «belfies», literalmente fotos del propio culo; «welfies», las tomadas en el espejo del gimnasio, antes, después o durante el entrenamiento, para el lucimiento de diferentes grupos musculares, y hasta las autofotos intelectuales o «bookshelfies», imágenes de las propias estanterías de libros que documentan nuestro (supuesto) bagaje literario. Este tic nervioso narcisista se ha aprovechado con fines solidarios en la iniciativa «Selfless Selfie», que vende camisetas para autofotografiarse con ellas y dona los beneficiosa los damnificados por el tifón en Filipinas.

Para autopromocionarse sin pudor, cualquier razón es buena. Adriana Lima cubierta de sudor después de un entrenamiento, Miranda Kerr con una mascarilla facial o Rosie Huntington-Whiteley (en la autofoto) sin maquillar. A ellas les gusta dejar constancia de que también son humanas vía redes sociales y de vez en cuando se dejan ver al natural en entornos controlados.

Etiquetas: selfie

Continúa leyendo...

COMENTARIOS