Permiso menstrual pagado: ¿por qué hay tanta polémica sobre esta ‘baja laboral’?

Recientemente se ha discutido esta medida... ¿pero qué implica? ¿Qué piensan las mujeres sobre ella? Te lo contamos.

Dos de cada tres mujeres con la menstruación han querido, en algún momento, solicitar no acudir al trabajo debido a fuertes dolores menstruales. En la práctica, solo un tercio lo ha hecho. ¿Sorprendida? Estas son las conclusiones de una encuesta realizada por la marca Womanizer hace unos meses.

A pesar de experimentar dolores menstruales a menudo, muchas mujeres luchan con la rutina diaria cada mes. En España, el tema del "permiso” o “baja” menstrual se ha discutido recientemente. El permiso o baja menstrual son días u horas “libres" que las mujeres pueden tomar cuando tienen dolor abdominal intenso durante su menstruación. Pero… ¿por qué hay tanta polémica a su alrededor? ¿Sigue existiendo tabú sobre este tema en el ámbito laboral?

¿Por qué la menstruación no cuenta como causa de baja o permiso laboral por motivo de salud?

Según la encuesta realizada por Womanizer, un 52% de las encuestadas creen que no acudir al trabajo a causa de dolores menstruales no es aceptado socialmente. Otro 47% cree que los propios jef@s o empleadores no aceptarían el dolor menstrual como una razón válida para faltar al trabajo; y al mismo tiempo, un tercio de las mujeres que menstrúan están convencidas de que esta no sería una razón legítima para alegar “enfermedad” y no asistir al trabajo.

permiso menstrual
Pexels

El permiso o baja menstrual en la realidad

El tema de la menstruación o el dolor menstrual parece ser aún más tabú en un contexto profesional que en uno público o social. Casi todas las encuestadas (un 97%) dijeron que su jef@ o empleador nunca ha valorado, y mucho menos propuesto, un permiso o baja menstrual. No es de extrañar entonces, que el 86% de los trabajos no ofrezcan este tipo de permiso o baja menstrual, por el momento.

Pero, ¿qué piensan las propias menstruadoras sobre los días o horas de ausencia? La mayoría agradecería mucho la oferta. Por ejemplo, 8 de cada 10 menstruadoras están (muy) de acuerdo en que serían más productivas si pudieran descansar durante el día en el que el dolor es más intenso. Casi la misma cantidad está de acuerdo en que el permiso menstrual sería una buena iniciativa desde la propia empresa o institución para crear un ambiente laboral sano. 

Si bien hay mucho apoyo a la controvertida propuesta, también existen algunas preocupaciones. Por ejemplo, much@s temen que esto lleve a más reparos hacia la contratación de mujeres en edad menstrual porque podrían perder más días de trabajo que las que no menstrúan. Y es que en una sociedad actual donde todo se valora en términos productivos, y donde el modelo ideal es el de una mujer lineal, siempre perfecta e inalterable, el simple hecho de necesitar un poco de descanso extra en ciertos momentos del ciclo se ve como algo negativo o a ocultar.

“De forma fisiológica, normalmente durante la regla no se tiene la misma energía que durante la fase postmenstrual o la fase periovulatoria. Pero lo cierto es que, dependiendo de las particularidades individuales de cada quien y del tipo de trabajo realizado, en muchos casos es posible que el rendimiento laboral sea bastante menor durante la regla”, afirma Miriam Al Adib, ginecóloga colaboradora con Womanizer. Por otro lado Miriam sostiene que hay mujeres que tienen dolor menstrual muy incapacitante, como el de aquellas que padecen endometriosis (enfermedad crónica que afecta a una de cada 10 mujeres). En estos casos la regla puede llegar a ser extremadamente invalidante, por lo que podría ser totalmente imprescindible para ellas poder disponer de estos días de descanso para que no tengan que elegir entre si aguantar un sobreesfuerzo perjudicial para su salud o tener que avergonzarse en el entorno laboral dando explicaciones.

Continúa leyendo