Si vas a una entrevista de trabajo, no lleves anillo de compromiso

O al menos, esto ha dicho un reclutador neoyorquino (en teoría avalado por su experiencia) que asegura que las mujeres no pueden llevarlo si quieren conseguir el puesto de trabajo.

Un reclutador, Bruce Hurwitz, mediante su perfil de Linkedin, ha hecho públicas unas declaraciones bastante sexistas sobre cómo deben o no deben ir las mujeres a una entrevista de trabajo.

Sobre todo, se ha centrado en el anillo de compromiso o el que se lleva una vez que te has casado. La razón es muy simple (para él):

Si eres un hombre, y ves un anillo de compromiso en el dedo de una mujer, puedes pensar que eres muy exigente o ambiciosa. Por el contrario, si quien lo ve es una mujer y el anillo que llevas en tu mano es mejor que el suyo, puede sentir gran envidia; o, si es muy pequeño, pensar que eres una conformista.

Asimismo, asegura el reclutador, probablemente las mujeres se fijen más en tu anillo que en el currículo que tienen delante.

En resumen, y según palabras de Hurwitz, las mujeres de los departamentos de recursos humanos solo se van a fijar en tus anillos y, en base a ellos, decidirán si te cogen en un puesto o no; mientras que los hombres, que sí son buenos profesionales, se preocuparán de ver si eres muy exigente según tu anillo de compromiso . Todo muy real, ¿a qué si? (nótese la ironía).

Por otro lado, el reclutador asegura que una persona a quién le dio el consejo le llamó tiempo después asegurando que había conseguido un trabajo y ella misma decía que la única cosa que había cambiado entre esta entrevista y las anteriores era que, en la última, no había llevado su anillo de compromiso.

Después de la multitud de críticas recibidas por dejar a las mujeres en tan mal lugar, tanto en el caso de las reclutadoras como en el de las entrevistadas, pues parecían obligadas a esconder ciertos aspectos de su vida personal para conseguir un puesto de trabajo, Hurwitz ha rectificado; o bueno, más bien "rectificado", ya que lo único que ha hecho es lo mismo, pero con los hombres.

En este caso, los hombres lo que no deben llevar a una entrevista de trabajo es un reloj. ¿Demasiado grande? Muy ambicioso; ¿demasiado pequeño? Muy conformista.

¿Qué pensáis, estamos ante un caso de seximo? ¡Juzgad vosotros mismos!

Continúa leyendo