Síndrome de Superwoman, ¿cómo adecuar objetivos y expectativas sin frustrarse?

¿Quién se siente Superwoman? Casi todas en algún momento de vuestra vida habéis experimentado este síndrome de “yo me tengo que ocupar de todo” y, a decir verdad, es cierto.

Síndrome de Superwoman

Acudimos a nuestro experto en Coaching, Javier González, para que nos ayude. "Hace años leí en un recóndito pub de Irlanda una máxima que decía: 'Por fin se ha encontrado lo que hace el trabajo de 10 hombres…UNA MUJER'; ni que decir tiene que el pub estaba regentado por una mujer", nos asegura.

¿Tienes la impresión de hacer de todo para todos? Si vuelves del trabajo con la sensación de no haber hecho todo lo que tenías previsto, que por el hecho de ser mujer tienes que demostrar más que el resto de tus compañeros, y que, al cruzar el umbral de la puerta de casa, te sientes como si todos esperarán a que regresaras para recoger y hacer la cena... No estás alucinando: es cierto.

"Es la realidad vivida por todas en algún momento durante mucho tiempo", asegura Javier González. Pero... cómo evitarlo

Cómo actuar

Síndrome de Superwoman

a) Pon límites, no pongas expectativas. Las expectativas son eso, algo que esperas, pero que sabes en tu interior que no se va a cumplir. Los límites por el contrario son realidades que estableces y cuyo incumplimiento determinas. Las expectativas producen frustración, los límites producen consecuencias incrementales. El hecho de establecer tus límites y ver que los demás se mantienen dentro de ellos hace que suba tu autoestima.

b) Establece los objetivos definiéndoles según el modelo MARTE (Medibles, Alcanzables, Retadores, en Tiempo y Específicos) y no te desvíes del camino para alcanzar esos objetivos ni un milímetro. Fredy Kofman decía que "la felicidad consiste en elegir siempre la opción que más te acerca a tus objetivos".

c) Confía en ti y en tu criterio. Prioriza lo que tienes que hacer en función de tus objetivos y no des por cierto que debes hacer todo lo que los demás quieren para no tener un problema o causarles malestar. La primera persona que debe estar contenta eres tú.

d) Enfádate con la persona adecuada en el momento apropiado y con la intensidad necesaria (Aristóteles), no explotes cuando ya no puedas más con quién no entiende qué te pasa. Controla tus emociones y haz ver a los que te rodean que tú eres quien lleva el control de tu vida. Di NO cuando lo consideres necesario, sobre todo si los demás insisten en que lo hagas.

¿Necesitas una sesión de coaching?

Javier González

Con más de 15 años en el ámbito multinacional (Unilever), Javier González une su conocimiento profesional en gestión y desarrollo de recursos humanos con la base académica proporcionada por TIC TheInstitute of Coaching The Washington Quality y el Máster en Coaching, Personal, Ejecutivo y Empresarial (Formaselect). Como CEO de Magna Coaching – primera empresa del sector acreditada con el Sello de Confianza Online- focaliza su actividad en el coaching empresarial y ejecutivo, ambas áreas de referencia para el crecimiento profesional, y como profesor homologado de EOI, Escuela de Organización Industrial, y Aliter, Escuela Internacional de Negocio, imparte asignaturas vinculadas con la oratoria y la comunicación efectiva en diversos másters y también en el Programa Superior de Mujer y Liderazgo (Aliter).

 

Continúa leyendo...

COMENTARIOS