Solteras, ¿discriminadas en el trabajo?

Son las 19.00 h de un viernes y solo ellas siguen en la oficina. Las mujeres que no tienen hijos se sienten víctimas de la última ola de discriminación en el trabajo y nos cuentan porqué.

Solteras, ¿con desventajas en el trabajo?

La escena se repite en cualquier gran ciudad. Son las siete y todavía hay varias personas en la oficina. Apostamos diez a uno a que a) uno o dos son chicos y b) una o dos son chicas sin hijos. La pregunta es clara: ¿se aplica la llamada conciliación de la vida personal y laboral solo a las mujeres con hijos? A veces no es evidente, pero en muchos ambientes laborales se da por supuesto que las madres tienen prioridad de horarios y vacaciones, que están exentas de reuniones a deshoras y de los viajes de trabajo.

En España, el porcentaje de solteros va en aumento. Según el Centro de Investigaciones Sociológicas, el 30,9% de los adultos viven solos (un 15,2% de ellos, mujeres) y las que trabajan fuera de casa tienen más hijos que las que se quedan.

¿Los solteros están discriminados laboralmente?

La secretaria general de la Asociación de Mujeres Directivas (FEDEPE), Ana Bujaldón, reconoce que en este sentido puede haber ciertos desequilibrios en las plantillas y que es necesario corregirlos. «Debemos dar un paso más y trabajar para concienciar sobre el derecho a la vida personal, que debe extender su paraguas a la realización cultural, al ocio y a las relaciones sociales.» Es decir, no solo a atender a los hijos. «Cuando trabajaba en música y cubríamos conciertos por la noche –apunta una trabajadora de una discográfica sevillana– había una compañera con un bebé que nunca iba. El jefe lo entendía», comenta.

«Cuando los compañeros se reparten los puentes se da por supuesto que las madres y padres (que son mayoría) tienen prioridad para elegir las vacaciones. Pero es completamente injusto, porque supone una discriminación para una persona soltera y sin hijos como yo –cuenta Helena, administrativa de Barcelona–. Si no aceptas la regla no escrita de dar prioridad a las madres te expones a la crítica de todos los demás. ¿Pero qué pasa con las personas a las que la vida no lleva por ese camino? ¿Y los que no tienen hijos por elección? Somos un colectivo cada vez más grande.» Helena comenta que es consciente de que la sociedad debe proteger a la maternidad, pero no a costa suya, y de su derecho a tener un buen puente. «Hace poco despidieron a una chica y todo el mundo decía que “menos mal que no tenía hijos”. Parecía que estaba implícito que los que no teníamos hijos debemos ser los primeros en irnos al paro. Pues es igual de dramático, aunque no los tengas», concluye.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS