Te hablamos del método SMART con el que algunas celebrities han conseguido revolucionar las redes sociales

Una vez más, el año está en su recta final y no has cumplido con tus metas, tranquila aquí te contamos un método revolucionario para cambiar esta situación

Istock

Las hojas del calendario empiezan a escasear y, de pronto, has encontrado la lista de propósitos del año. Sí, ese famoso papel dónde apuntaste que querías conseguir este año. Con ilusión trazaste cada línea, convencida – con el famoso optimismo de año nuevo– que ibas a conseguir todo o al menos la gran mayoría y, ahora, ves el papel y te das cuenta de que aquello que parecía casi conseguido, no lo estaba.  Se acaba el año y no has cumplido con esas alocadas metas que te habías propuesto y es inevitable que un sentimiento de nostalgia y de lo que pudo y debió sido, te inunde. No obstante, tranquila, no tires la toalla. Todavía quedan un par de meses en el calendario y nosotras hoy te hablamos de este método de organización que a más de una le va a ayudar a hacer un check en algunos de sus objetivos, y que algunas  influencers ya han seguido. Así qué corre, sigue leyendo este artículo y pon a prueba esta planificación para sentir esa satisfacción de haber cumplido con esas pequeñas propuestas. 

Como sabrás y tu lista de propósitos confirmará, el principal problema reside en que escribimos la idea, pero no su ejecución y ese es el principal fallo. Imagina, por ejemplo, que tienes apuntado hacer deporte. La actividad de por sí, está muy bien, pero sí no concretas cuando vas a hacerlo, siempre saldrán miles de contratiempos que harán que postergues el acto y que, finalmente, caiga en el olvido.  

Istock

Por ello George T. Doran ideó el método SMART que se centra en la ejecución de los diferentes objetivos, en cómo llevarlos a cabo, y no en la acción de escribir diferentes metas; un método que algunas celebrities dicen seguir. El nombre del método propuesto por el profesor e investigador es un acrónimo de los diferentes pasos que habría que dar para alcanzar los distintos objetivos que nos planteamos. De este modo, sería: específico (specific), medible (measurable), alcanzable (achievable), realista (realistic) y temporalizable (time bound). Tranquila, que sabemos que estos términos pueden desconcentarte un poco, pero no te preocupes te lo explicamos todo ahora.  

Para empezar cuando te planteas una meta debe ser algo concreto y específico porque, por regla general, cuando planteamos una idea suele ser general que no suele contestar a un por qué, a un dónde, a un cómo y a cuáles son las cosas que necesito hacer lograr mi meta.  

Istock

Además, es beneficioso que tu meta sea medible, es decir que tú misma puedas cuantificar cuanto te falta o cuanto has conseguido. Ejemplo: No es lo mismo decir quiero bajar de peso, que querer perder x kilos. En el primer caso, no hay un límite o una meta visible, mientras que en el segundo caso podemos marcar los  progresos que hemos ido realizando.  

También, es importante tener un plan de acción, es decir, tener unos objetivos alcanzablesEs decir, plantearte un objetivo que puedes llevar a cabo. Es realmente complicado que puedas sacarte un título profesional de idiomas en pocos meses cuando nunca has estudiado ninguna lengua.  

Además, de la importancia de tener de propósitos reales. Volviendo al ejemplo del gimnasio, es imposible que compagines 3 horas de deporte sí tu agenda está apretada con compromisos de más importancia, valora cuanto tiempo tienes y, a partir de ahí, ejecuta.  

Y, por último, el tiempo. Es importante fijarse una meta, como también lo es marcarse una fecha límite para realizarla. La procrastinación y el no ver una fecha apuntada en el calendario, son dos componentes que no favorecen a la hora de cumplir con tus metas. Del mismo modo, es importante ser consciente y sopesar cuanto tiempo me va a llevar realizar esa actividad.  

Marina Vázquez

Marina Vázquez

Mi infancia ha estado siempre acompañada de un lápiz y una libreta, dónde daba vida a miles de historias. Así supe que mi pasión y vocación era escribir; comunicar. La música y la literatura han estado presentes en cada día de mi vida. Sin un estilo fijo, siempre variando. Extrovertida y seria. Puestos a decir también un defecto, he de destacar que tengo mal despertar, pero nada que un buen café no lo pueda hacer más llevadero.

Continúa leyendo