¿Padeces 'tecnoestres' y no lo sabes?

La tecnología es necesaria, y más en nuestros días, pero a veces, su uso nos lleva a sumergirnos en un mundo virtual sin límites sospechados, con el peligro de llegar a entrar en los suburbios de la soledad, permanentemente acompañados y absolutamente aislados, cautivados por la embriaguez del presencialismo y la cultura del egocentrismo.

Tecnoestres

Si además, nuestra actividad profesional depende en gran parte de la conexión tecnológica (cada día más puestos de trabajo son tecnológicos), podríamos padecer tecnoestrés y no ser muy conscientes de ello.  

¿Lo primero que haces al levantarte es mirar el móvil? ¿No sales nunca sin tu Smartphone? ¿En una cena romántica estás pendiente de los mensajes que te llegan? Si has contestado afirmativamente a estas preguntas podrías estar padeciendo tecnoestrés.

Todos actuamos con tecnoansiedad en algún momento, porque deseamos la información antes que nadie, porque esperamos la contestación del mensaje enviado, o simplemente queremos saber cuántos likes tiene nuestra última foto colgada en la red.

Tecnoestres

Esta necesidad de estar conectado, está directamente relacionada con las interconexiones neuronales. Nuestro cerebro libera dopamina cuando tenemos una novedad en nuestro Smartphone, nos hace sentir bien y buscamos la necesidad de alargarlo en el tiempo.

Hemos descubierto el placer renovado que produce estar "enganchado" a las redes sociales, al mismo tiempo que no disponemos de las armas necesarias para aplicar la desconexión necesaria que libere nuestro cuerpo del tecnoestrés.

En el mundo profesional, poder estar permanentemente conectados ha aumentado considerablemente la rapidez de gestión, aumentando la eficacia y la fidelidad con el cliente, y ahora nadie se plantea perder ese nicho de poder. Por tanto, deberíamos ser cautos en el establecimiento de normas internas de funcionamiento que permita la desconexión, al menos en el ámbito laboral, con la intención de reducir los altos niveles de ansiedad producidos por la tecnología y favorecer ambientes de trabajo más relajados.

Tecnoestres

Si crees padecer algún tipo de ansiedad o adicción a la tecnología, quizá deberías plantearte una dieta “antitec”, comenzando por pequeños momentos de ayuna tecnológica que te ayude a desconectar con el mundo y conectar con tu interior.

No en vano, ya existen establecimientos hoteleros donde está prohibido cualquier tipo de aparato tecnológico, ofreciendo al cliente la desconexión de la red en la búsqueda de la relajación de cuerpo y mente.

No vas a morir por desconectar durante unas horas, y con ello conseguirás aumentar los niveles de relax, participando de la vida y las personas reales, muchas veces sustituidas por entornos virtuales.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS