Tener tatuajes te puede ayudar a encontrar trabajo (aunque no lo creas)

¿Tus padres se llevaron las manos a la cabeza cuando les enseñaste tu tatuaje con la excusa de "¿Y qué pasará en el trabajo?". Toca refutar esta creencia.

Trabajo mujer
Unsplash

“Lo vas a tener difícil para que te contraten”. Habrás escuchado hasta la saciedad este comentario, y los argumentos que sobreentiende. Lucir un tatuaje, por muy pequeño que sea, hace parecer menos profesional, incluso maleducado (dixit el imaginario colectivo). Y aunque siempre hayas sido fan de este mapamundi tatuado en tu muñeca, lo más seguro es que en alguna ocasión lo hayas ocultado para evitar preguntas indiscretas o miradas desacertadas. Pues bien, un reciente estudio llevado a cabo por las universidades de Miami y Western Australia Business School, y publicado en la revista Human Relations, demostró que no tenía por qué ser así.

Según el centro Pew Research Center, alrededor de 40% de los milennials tiene un tatuaje en Estados Unidos, y un 72% del conjunto afirma ocultarlo habitualmente. Los investigadores se centraron pues en las personas que tenían tatuajes visibles, unos 2.000, a lo largo del verano de 2016, con el objetivo de entender si realmente les perjudicaba tanto lucir tinta en su piel. La mitad de los participantes provenían de áreas urbanas muy densas. Los resultados fueron contundentes: los tatuajes no afectaron a los empleadores, y en algunos casos llegaron incluso a ayudarlos en su proceso de contratación. No recalcaron por otra parte diferencias o brechas en cuanto a ganancias entre personas con tatuajes y sin.

Tatuajes trabajo
Unsplash

La diferencia se aplica sin embargo con respecto al género: según comentó Andrew Timming, profesor de management en la Universidad de Western Australia Business School, a The Independent: “Curiosamente, con respecto a los hombres, averiguamos que tener uno o más tatuajes se asociaba a un pequeño, pero significativo, incremento en empleabilidad, aproximativamente un 7,3%. Sin embargo, este margen no se aplica entre mujeres con y sin tatuajes”.

¿A qué se debe esta realidad? Según los expertos, esencialmente al rejuvenecimiento de los empleadores. Las empresas cuentan con dirigentes de nuevas generaciones, más propicios a aceptar tatuajes. Los cambios se manifiestan de forma clara en algunos ámbitos: el sistema de salud de la Universidad de Indiana cambió su política al permitir que los empleados pudieran lucir sus tatuajes con un objetivo de "autenticidad". Aun así, subrayan que los prejuicios pero también las exigencias de cada sector son determinantes: el de las finanzas tiende a ser más estricto en cuanto a la apariencia que otros. 

¿100% efectivo?

Tatuajes trabajo
Unsplash

Otro estudio llevado a cabo por investigadores de las universidades de Colorado y de San Marcos en California y publicado en el Academy of Management Proceedings recalcó aún así algunos matices.

Los tatuajes considerados “extremos” siguen siendo disuasorios a la hora de contratar para algunos empleadores. Aunque los que tienen tatuajes pequeños o medianos son más propensos a ser contratados, es menos probable que reciban un salario competitivo. Los que cuentan con tatuajes más visibles se consideran “menos competentes y comprometidos que los demás”.

Aún así, no te cortes. Tienes todas tus posibilidades de ser contratada luciendo un tatuaje.

CONTINÚA LEYENDO