Vestir para ganar

En tu armario reside la clave del éxito y no como te esperas. Descubre por qué te conviene la ropa aburrida.

Vestir para ganar

Los monótonos trajes de chaqueta de Angela Merkel, las camisetas lisas de Mark Zuckerberg, el total black de Christine Lagarde o el conjunto inmutable vaquero/cuello de cisne de Steve Jobs son estilismos aburridos, sí, pero también en parte responsables de las apasionantes vidas de los poderosos que los llevan o los llevaron.

Según un estudio realizado por la Johnson Graduate School of Management de Nueva York, nuestra capacidad para decidir no es infinita y el tiempo y la energía que empleamos en hacer frente a decisiones como qué hacer de cena o qué ponernos por la mañana puede estar saboteando nuestra capacidad de convertirnos en líderes como los anteriormente mencionados.

El estudio, del que se ha hecho eco el Psychological Science Journal, desvela que la parte de nuestro cerebro encargada de las grandes decisiones se agota fácilmente con las menos trascendentes. Lo llaman "cansancio cognitivo" y parece que las personas que tienen más éxito laboral, las más innovadoras e inteligentes, lo evitan inconscientemente. Quizá por eso los trajes de Barack Obama son siempre azules o grises. Cuando llevas la responsabilidad de un país a tus espaldas, no hay lugar para sorprender con el outfit. El tiempo también es importante. Tomar decisiones es cansado, por eso el mejor momento para enfrentarse a los dilemas importantes es por la mañana, nada más levantarnos. Precisamente el momento en el que muchas personas estamos pensando si llevar jersey o chaqueta. Conclusión: un armario aburrido puede ser la clave del éxito.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS