Encuentro #MujeresdelaSanidad: los secretos del networking

Tras detectar los puntos para alcanzar una conciliación real, #MujeresdelaSanidad ha reunido a seis profesionales sobresalientes en el ámbito de la sanidad pública y privada para compartir y concretar las claves del éxito del networking (o sea, el arte de hacer una red de contactos).

Las mujeres comparten cafés e intercambian tarjetas, mandan emails de seguimiento y envían un detalle de agradecimiento. Pero no como los hombres. Ellas alargan su cuaderno de contactos sin un objetivo en mente. Esa, recordó María Pardo de Santayana, directora de Marie Claire, es la teoría de las escuelas de negocios. Es en lo que las mujeres deben trabajar. Hay algo de lo que se deben concienciar: sacar partido a las relaciones que se establecen a través del trabajo no es una estrategia egoísta. Para Rosa Moreno, directora de recursos humanos y comunicación corporativa de Grünenthal España, el networking es un método de apoyo e intercambio, una inversión para las dos partes. Y una mucho más sencilla de ejecutar ahora que hace una década: las redes sociales ayudan a conservar los grupos de compañeros de universidad, de máster, de empresa, los socios y los clientes. Son una alacena de contactos. Y un sistema de networking nómada. Esther Ruiz, diputada y portavoz de Cultura y Mujer de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, se acordó de WhatsApp. Con horarios tan volátiles, los grupos de chat del móvil pueden transformarse en territorio de networking. Ella ya lo ha hecho. En dos chats grupales ha reunido a mujeres que admira y respeta. Intercambian ideas, proponen y sugieren.

Pero ¿de verdad el hombre socializa mejor que la mujer? Para Marta Moreno, directora de market access y public affairs de Novartis Oncología en España, no hay diferencias innatas en la forma de relacionarse de hombres y mujeres. Se trata de una cuestión de educación. Para Ruiz, el cambio no se podrá introducir a través de una única asignatura en el currículum escolar. La igualdad de género debe impregnar la educación.Es la forma, añadió Pilar Garrido, presidenta del Consejo Nacional de Especialidades de Ciencias de la Salud, de que los jóvenes no pierdan de vista que aún hay camino hacia la igualdad por recorre. Muchos están convencidos de que la igualdad es real, pero no se puede perder de vista. La igualdad plena no llegará solo de forma natural.

En cuestiones de lecciones, señaló Natacha Bolaños, secretaria general de la Asociación General de Pacientes, las mujeres también deben aprender la de posicionarse. Deben marcar su terreno y hacerse notar. Deben ser eficientes en las relaciones. El espíritu cooperativo es indispensable, por supuesto, pero antes de lanzarse a hacer contactos, deben discernir qué buscan y esperan de ellos. El networking, apuntó, Marta Moreno, debe emplearse como un método de crecimiento eficiente. No puede una asistir a todas las reuniones ni a cualquier evento. A cribar citas, a peinar las agendas y priorizar, se aprende. Debe hacerse para obtener resultados reales.

Garrido detectó otra herramienta que las mujeres aún no terminan de controlar: la seguridad. A las nuevas generaciones, señaló, no les puede faltar la confianza en sí mismas.

De izda. a dcha.: Rosa Moreno, Natacha Bolaño, Esther Ruiz, María Pardo de Santayana, Ruth Vera, Pilar Garrido y Marta Moreno.

Ruth Vera, presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica de España, incidió en la desproporción entre alumnas universitarias y profesionales en activo: ¿por qué tras la graduación adelgaza de manera tan notable el porcentaje de mujeres en la sanidad? ¿Es solo una consecuencia de la maternidad? El embarazo, recordó, no es una enfermedad, no debe incapacitar, no debe anular. No la podemos tratar como tal.

Pero los contactos no se deben fortalecer solo de adentro afuera. Las redes de contactos internas han de estar primero apuntaladas. Para que el talento joven crezca, jefes y directivos deben fiarle su apoyo de manera efectiva. Deben, o sea, hacer mentoring. Tienen que convertirse en sus guías. Aunque ser solo su faro puede acabar cojeando. El mentoring debe complementarse, sugirió Garrido, con la promoción y el anuncio: con el sponsorship. Los directivos, en ocasiones, deben proponer que las invitaciones que les lleguen las tomen de vez en cuando las empleadas en las que creen.

 Es tarea de directivas. Y de directivos. Los hombres, prosiguió, deben ayudar a aupar el talento femenino. Para Rosa Moreno, las mujeres deben hacerse un hueco en sus reuniones. El mundo no es de hombres. Es de todos.

Foto: Gema López

Con ellas

Las siguientes compañías apoyan y participan de los objetivos de #MujeresdelaSanidad: Abbvie, Amgen, BMS España y Portugal, Boston Scientific, Grünenthal, GSK, Merck, MSD, Novartis Farmacéutica, Pfizer, Rovi, Sanofi, Stada, Takeda Iberia.

Continúa leyendo