Esto es lo que el color de tu regla revela sobre tu salud

Casi tan importante como distinguir las razones de la ausencia de la menstruación es identificar qué hay detrás de los tonos de la sangre. Con esta guía, puedes comenzar a ubicarte.

Si todo va bien, su presencia debería parecerse a un fallo en el sistema del aire acondicionado del metro durante una ola de calor: asegurada. También comparten efectos secundarios. Provoca cansancio, fatiga, irritabilidad y tristeza. Ramalazos de misantropía, ganas de coger los bártulos y mudarse a una pedanía turolense de 27 habitantes a plantar tomates. Pero de algo sirve el sufrimiento. O el proceso que lo provoca. El del metro ahorra dinero. Todos queremos ahorrar dinero. El de la menstruación renueva el endometrio, limpia las bacterias del sistema reproductor, permite eliminar el exceso de hierro y segrega hormonas como los estrógenos que ayudan a preparar el cuerpo ante un posible embarazo. Beneficios e inconvenientes conforman la menstruación.

Cada cuerpo la experimenta de una forma distinta. Para algunas mujeres, la regla solo dura tres o cuatro días. Para otras, el período puede sobrepasar la semana. Algunas casi no perciben sus síntomas. La renovación del endometrio pasa desapercibida. Otras acaban recluidas en el pasillo invisible que se alza entre el sofá y la cama. Puede, como les sucede a Alexa Chung, Lena Dunham o Hillary Clinton, ser síntoma de endometriosis, una enfermedad ginecológica de origen, por ahora, desconocido que se define como la presencia de tejido del endometrio fuera de la cavidad endometrial. Se caracteriza por inducir un dolor pélvico durante la menstruación que en ocasiones llega a ser invalidante.

Sea como fuere, es necesario mantenerse alerta. La menstruación también funciona como un indicador de salud. Si la fecha que preveías ya ha pasado y las semanas han transcurrido sin que la regla haya hecho su aparición, pide cita a tu médico cuanto antes. Su ausencia, conocida como amenorrea, podría reflejar la presencia de alguna enfermedad. O quizá solo indique un exceso de estrés o, si te has mudado de ciudad, apenas refleje los cambios en tu estilo de vida. Y, evidentemente, también puede anunciar un embarazo. Procura distinguir las descargas de la regla de algunas pérdidas leves de sangre que se pueden, por ejemplo, producir después de una relación sexual.

Casi tan importante como diferenciar las causas de sus ausencias (de las que solo un médico podrá cerciorarte) es distinguir sus colores e implicaciones. Aunque algunos tonos no revelan ningún tipo de problema (el rojo brillante es el más habitual), otros deberían conducirte a la consulta del médico. Como el color anaranjado, síntoma más habitual de una infección. Pero no olvides que el tono de tu período varía según los días: en los iniciales, lo natural es que sea rosáceo o marrón. Vigílalo sin obsesionarte, pero no lo obvies. Si en un mes concreto tu menstruación es especialmente larga y sigues teniendo pérdidas después de un tiempo (a partir de los diez días), no lo dudes: consulta un profesional.

Para que comiences a ubicarte, te proponemos descubrir cuáles son los colores "normales" y cuáles  los "preocupantes" de la regla. La paleta de Pantone será nuestra guía. Dale al play.

Continúa leyendo