Vídeo de la semana

A vueltas con el bolso de la Reina: los mensajes que Isabel II lanza con su accesorio más icónico

"No sabemos lo que hay en el bolso, pero nunca tocamos el bolso", fue la severa advertencia que recibió Capricia Penavic Marshall cuando fue a coger el bolso a Isabel II

Isabel II
Gtres

Durante más de 50 años, la reina Isabel II ha tenido un inseparable compañero del cual no se ha despegado ni por un solo instante. Y no es precisamente Felipe de Edimburgo. Se trata de su bolso, el accesorio favorito de la monarca por excelencia y de su bien más preciado, pues nadie tiene acceso a tocarlo.

Así lo ha confirmado la jefa de protocolo de la Casa Blanca por aquel entonces, Capricia Penavic Marshall en una entrevista exclusiva con la revista ‘People’ en la que describe un momento incómodo por el que ella misma pasó con Isabel II. Todo ocurrió durante la visita del presidente Barack Obama y la primera dama Michelle Obama al palacio de Buckingham en 2011 cuando Marshall, acostumbrada a sostener los bolsos de las mujeres durante las celebraciones o visitas oficiales, se adelantó a ayudar a Su Majestad con el suyo, dándose con una sorpresa. “Nunca tocamos el bolso”, le dijo su homólogo británico -que juega un papel relevante en su seguridad- cuando Capricia se acercaba a la reina Isabel II. Y así lo explica la ex jefa de protocolo de los Estados Unidos en su libro ‘Protocol: The Power of Diplomacy and How to Make It Work for You’.

Isabel II
Gtres

Así es, nadie sabe lo que la monarca esconde en el interior de su bolso, lo que está claro es que se trata de un objeto de culto para ella. No es simplemente un complemento, sino también un aliado de comunicación entre su equipo o seguridad para saber qué es lo que necesita en determinado momento con un solo movimiento del mismo. “Si lo lleva en cierta parte del brazo, significa que la reunión va bien, quiere que la dejen en paz. Pero si lo baja, significa: 'Terminemos con esto ya’”, especulaba Capricia.

Phil Dampier asegura en su libro que la reina Isabel II guarda pocas cosas, entre ellas, sus gafas, un pañuelo con sus iniciales bordadas, caramelos de menta, un gancho para colgar su bolso debajo de la mesa vaya a donde vaya, seguido de una pluma estilográfica. Otra biografía de la monarca británica, escrita por la historiadora estadounidense Sally Bedell Smith también revela que cuando la reina Isabel deja su bolso sobre la mesa es una señal para su equipo de seguridad de finalizar la reunión en 5 minutos. En cambio, si coloca el bolso en el suelo, indica que está disfrutando de la comida, por lo que no se quiere ir aún. 

Isabel II
Gtres

“Se ha especulado también que en el bolso guarda un móvil para poder hablar con sus nietos, lo que me parece absolutamente adorable”, asentía Capricia Penavic. Según los expertos, su icónico bolso en color negro de la firma británica Launer London tiene cinco reemplazos cada año y se guardan en un armario de un total de 250 piezas. Sin duda, todo un tesoro al que no podremos quitarle los ojos de encima la próxima vez que la reina Isabel II opte por lucirlo en público.

Continúa leyendo