Así es Adelaide Cottage, la espectacular casa que enfrenta a Kate Middleton con Eugenia de York

Crece la posibilidad de que los duques de Cambridge se muden este verano a una residencia que en un principio estaba destinada para Harry y Meghan y que Andrés de York anhela para su hija.

Nuevo lío a la vista en la Familia Real Británica. Esta vez no es ningún escándalo protagonizado por alguno de sus miembros sino una posible disputa por una de las múltiples propiedades de Isabel II y su corte. Todo nace de la decisión que los duques de Cambridge llevan tiempo rumiando en voz baja, que no es otra que mudarse. Kate Middleton y Guillermo de Inglaterra están barajando seriamente la opción de abandonar su hogar en Kensington Palace para trasladarse a Windsor. Una maniobra que les permitiría estar más cerca de la Reina, que como bien es sabido sufre problemas de movilidad dada su avanzada edad. El sitio elegido es Aldelaide Cottage, una casa situada en uno de los terrenos más exclusivos del condado. El problema es que el príncipe Andrés también está muy interesado en él para que su hija Eugenia se quede con él. 

Esta vivienda está situada en las inmediaciones del castillo en el que Isabel vive desde la pandemia. De hecho, se encuentra a tan solo 10 minutos caminando de los apartamentos privados donde reside la soberana, según informa el Daily Mail. Adelaide se construyó en 1831 pensado como un refugio para la esposa de Guillermo IV, la reina Adelaida de Sajonia-Meiningen. Desde entonces ha sido utilizado por el personal real y también por amigos de la familia real. 

Un aspecto positivo que encuentran Kate y Guillermo en esta propiedad es el prácticamente nulo gasto que tendrán que hacer ya que se acometió una reforma completa del edificio en el año 2015. Eso no ha afectado a la hora de respetar algunos de sus aspectos más clásicos, como una chimenea de mármol greco-egipcia y un dormitorio principal con un techo abovedado con delfines dorados y adornos de cuerda que en su día se utilizaron para el yate real Royal George.

Hay varios motivos que han llevado a los duques de Cambridge a tomar la decisión de mudarse. Al estar más próximos a la reina Isabel se le suma que en el condado de Berkshire viven los padres de Kate Middleton, quienes son una gran ayuda para ellos en la tarea de criar y cuidar a sus hijos, George, Charlotte y Louis. Para los padres es primordial que sus hijos crezcan rodeados de naturaleza y con tranquilidad. Una calma que pasa porque no sean objetivo de las cámaras, algo que tienen garantizado en Adelaide Cottage: "Hay siete puertas de entrada y salida al Castillo de Windsor para que los recién casados ​​puedan entrar y salir sin preocuparse por ser fotografiados", comentó una fuente a Daily Mail

Adelaide hereda su nombre de la Reina que lo convirtió en su refugio. También fue el hogar favorito de la monarca Victoria. Pero por él también han pasado otros miembros de la realeza británica, como el rey Jorge VI, y más recientemente Simon Rhodes, hijo de Margaret Rhodes, prima de la reina Isabel. Uno de los inquilinos más famosos que ha tenido es el capitán Peter Towsend, que saltó a la fama por protagonizar un romance con la princesa Margarita que acabó convertido en escándalo nacional. 

El principal escollo con el que se encuentra el hijo de Diana de Gales y su mujer para llevar a cabo la mudanza es otro miembro de su familia: el príncipe Andrés. Según informan los medios ingleses, el hijo favorito de Isabel II no está por la labor de ceder en sus pretensiones de conservar esta propiedad para su hija Eugenia de York : El duque de York tiene la firme creencia de que sus hijas no deben ser tratadas de forma distinta a William y Harry, a pesar de que no trabajen para la familia real", cuenta una fuente. 

Kate Middleton, Eugenia de York
Gtres

Los deseos de Eugenia por vivir en Adelaide Cottage pasan por permanecer cerca también de sus padres, Andrés y Sarah Ferguson. No está dispuesta a renunciar a ella aunque por derechos dinásticos tiene desventaja frente a los Cambridge: "Eugenia había estado interesada en la propiedad desde hace un tiempo y su padre está tratando de asegurar que se la dieran", se informa desde la prensa británica. No obstante, parece que en ningún caso habrá que llegar a ese extremo. 

Kate y Guillermo no han hecho público ni su deseo por vivir allí ni su traslado definitivo, pero todo parece cuestión de unas pocas semanas que lo anuncien. Se habla de que este mismo verano podrían estar ya disfrutando de su nueva y bucólica vida en Windsor. 

Alberto Ardila

Alberto Ardila

Contando historias objetivas desde mi objetividad y con la pasión del primer día.

Continúa leyendo