Así es Clarence House, la histórica mansión que Carlos y Camilla han dejado atrás

Debido al coronavirus, la pareja han tenido que abandonar la mansión para pasar la cuarentena en Escocia

Pocos días después de que la reina Isabel partiera de Londres hacia Windsor en medio de las preocupaciones sobre el nuevo brote de coronavirus, el príncipe Carlos y Camilla también han abandonado la ciudad y se han alojado en Balmoral, Escocia, mientras dure la cuarentena. Es por ello que han tenido que dejar atrás la histórica ‘Clarence House’, su residencia oficial.

Esta histórica mansión fue construida en 1825 por el famoso arquitecto John Nash. Durante cinco décadas, y antes de que el príncipe Carlos trasladara a la casa sus aposentos desde el palacio de Kensington, fue la residencia de la Reina Madre. Incluso la princesa Margarita vivió en Clarence House cuando estaba soltera.

Clarence house
Gtres

Lo primero que nos encontramos es la ‘Lancaster Room’, la que fuera habitación del secretario del duque de Clarence, que actualmente se utiliza como sala de estar para los invitados, a la espera de ser recibida por el príncipe Carlos o Camilla. La habitación más famosa recibe el nombre de ‘Morning Room’, pensada originalmente como la sala del desayuno, pero que hoy acoge los actos oficiales más importantes que tienen lugar en la casa y sigue casi exactamente igual que como la dejó la Reina Madre. A continuación está la biblioteca, en la que Reina Madre solía tomar el té y daba cenas a sus amigos. También es en esta habitación donde la duquesa de Cornualles, Camilla, decora su árbol de Navidad y comunica con el comedor, en el que se celebran reuniones y cenas oficiales. Más adelante está el ‘Horse Corridor’, un pasillo que recibe ese nombre por estar decorado con pinturas y esculturas ecuestres. Una vez pasado este pasillo, llegamos a la ‘Garden Room’ o ‘Habitación del Jardín’, la última de las estancias anteriormente abiertas al público. Aquí solía tocar el piano Noel Coward durante sus numerosas visitas a la casa. En la primera planta se encuentran las estancias donde se desarrolla la vida pública del príncipe Carlos y su mujer, con una habitación para cada uno y otra que comparten. Las habitaciones del personal también se encuentran en la parte superior de la casa. Y por último está el jardín, diseñado por el propio príncipe de Gales, gran aficionado a la flora.

El príncipe Carlos reformó la casa a su gusto en 2002, y finalmente se mudó en 2003. Si bien el estilo puede haber cambiado un poco, casi todos los muebles de su abuela continúan en la casa. Y es que, si te has quedado con ganas de saber más, cada verano, durante el mes de agosto, la casa está abierta a los visitantes para recorridos por la planta baja, mientras Charles y Camilla se van de vacaciones a Birkhall. ¡No dejes pasar la oportunidad!

Continúa leyendo