Vídeo de la semana

Así ha sido el esperado debut de Edoardo Mapelli en Sandringham

La reina Isabel ha decidido romper la tradición por segunda vez e invitar al prometido de Beatriz de York a pasar la Navidad junto al resto de la familia

Edoardo Mapelli, Beatriz de York
Gtres

Las tradiciones pueden romperse en casos excepcionales. Así lo cree la mísmisima reina Isabel. A pesar de ser una monarca que sigue el protocolo a rajatabla, ha optado por ceder ante una buena causa. La costumbre de disfrutar juntos de las vacaciones navideñas en Sandringham, es algo que estaba únicamente permitido a miembros oficiales de la Casa Real. Pero Isabel II ha decidido romper con este hábito por segunda vez y ha invitado al prometido de la princesa Beatriz, Edoardo Mapelli Mozzi, a pasar la Navidad junto al resto de la Familia Real Inglesa en la residencia de Norfolk.

El italiano acaba de celebrar su fiesta de compromiso con Beatriz de York. El enlace tendrá lugar el próximo año aunque la fecha exacta aún no está asignada. Más que tratarse de un motivo de celebración para la familia, ha resultado ser un dilema. La situación en la que se encuentra el duque de York, obliga a su hija a conformarse con una boda mucho más discreta que la de su hermana. De hecho, lo más probable es que se trate de una ceremonia privada en la que los lujos no estén tan presentes, ya que se financiará con fondos privados.

La Reina sabe mejor que nadie que no son momentos fáciles para la princesa de York, por lo que ha decidido tener un gesto empático con ella y con su prometido. Ambos se han visto envueltos de manera indirecta en el escándalo del príncipe Andrés, y su abuela ha querido hacer un hueco en Sandringham a Edoardo para que Beatriz sienta el apoyo de su futuro marido también durante la Navidad. Sin duda, el propósito de Isabel II es el bien de la primogénita del duque de York y que durante estos días no se sienta tan abatida por el tema de su padre. 

Mapelli no es el único al que le han abierto las puestas en la residencia navideña para pasar estas fechas tan especiales junto a la familia. Ya en 2017, Meghan Markle fue la primera excepción y estuvo invitada a Sandringham cinco meses antes de convertirse en duquesa de Sussex por su matrimonio con el príncipe Harry.

Continúa leyendo