Vídeo de la semana

Beatrice Borromeo y Pierre Casiraghi se compran un castillo

El hijo de Carolina de Mónaco y su pareja están a un paso de ser protagonistas de un cuento de hadas

Beatrice Borromeo y Pierre Casiraghi
Gtres

Los hermanos Casiraghi han visto cómo, debido al coronavirus, se quedaban sin su mejor noche del año. La anfitriona, Carolina de Mónaco se ha visto obligada a cancelar el Baile de la Rosa, la cita que cada año da la bienvenida a la primavera en Montecarlo. Tanto ha sido el disgusto para los Casiraghi que Pierre, el segundo hijo de la hermana de Alberto de Mónaco, y su mujer, Beatrice Borromeo han ahogado las penas comprándose un espectacular castillo de (tan solo) 4 millones de euros.

Se trata nada más y nada menos que el Castillo de Beauregard, catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, del siglo XIV. Este nuevo hogar se encuentra en la región de Mons, en el sur de Francia, a tan solo 100 kilómetros del Principado de Mónaco y al pie de los Alpes. Construido en 1470 con piedras sobrantes de la obra de la catedral de Florencia, el castillo, de cuatro torres, ocupa una superficie de 900 metros cuadrados y, a juzgar por las fotografías, cuenta con un bonito jardín de estilo francés. 

Beatrice Borromeo y Pierre Casiraghi
Gtres

Según ha revelado la agencia inmobiliaria encargada de su venta, otros famosos como Mick Jagger se habían interesado también por el castillo, pero finalmente ha sido el nieto de Grace Kelly quien ha adquirido la propiedad, que además cuenta con una historia vinculada a su familia. Y es que, este edificio fue el lugar de nacimiento de un familiar de Pierre Casiraghi, por lo que esto podría hacer que se convirtiera en la segunda residencia habitual de la pareja.

Gracias a esta adquisición, Pierre ha podido cumplir uno de sus sueños de la infancia. Amante y seguidor de la Edad Media desde que tenía uso de razón, el hijo de Carolina de Mónaco es todo un profesional en behourd, un deporte inventado en el siglo XV que le permite vestir una armadura y blandir una espada con el equipo del que es presidente. Ahora, los dos hijos de la pareja, Stefano y Francesco, podrán aprender el deporte favorito de su padre en su nuevo hogar.

Continúa leyendo