Vídeo de la semana

De Charlene de Mónaco a Sofía de Grecia: causas benéficas con nombre 'real'

Fundaciones hay muchas, pero que lleven el nombre de una reina o de una princesa, pocas, pero muy destacadas.

Los príncipes de Mónaco
Gtres

Cada reino es un mundo, pero hay denominadores comunes en todas ellas. Uno de los más destacados es la labor de ayuda, solidaridad y cercanía que tienen con su pueblo. Muchas han sido las princesas y las reinas que han abrazado causas solidarias, problemas reales a los que pretenden encontrar soluciones, o al menos poner los medios para que se lleguen a ello. Las hay para todos los gustos, problemas y motivaciones, pero siempre con un mismo fin: ayudar a los demás.

La Fundación Reina Sofía

Sofía de España
Gtres

Con la llegada de la democracia a España, nuestra monarquía empezó casi desde cero. Tras 40 años de dictadura, otros cuantos de guerra y los anteriores de caótica república, en nuestro país quedaba casi todo para hacer y había que asentar el papel de los reyes. Por todo ello, en 1977 se puso la primera piedra de la Fundación Reina Sofía y desde entonces, más de 40 años después, la institución lleva cumpliendo con su misión en diversas áreas donde destacan la conciencia medioambiental, las ayudas a la mujer, la acción social, la educación y la salud, con un papel determinante en la investigación del Alzheimer, algo que une a la reina emérita de España con otra reina europea muy concienzuda.

Silvia de Suecia: una reina de grandes causas

Y esa reina no es otra que Silvia de Suecia. Doña Sofía y la consorte sueca comparten preocupaciones en el campo de la salud, principalmente por la ayudan que prestan en sus diferentes fundaciones a los problemas mentales. Si en el anterior párrafo hablábamos de la investigación del Alzheimer, en la Fundación Casa Silvia, apuntan también en un camino similar. Su función es la de “orientada a la educación de personal relacionado con el cuidado de la demencia, así como en la investigación clínica de este mal. Su madre, Alice Sommerlath, lo padeció”. Su Majestad tiene además otra fundación, llamada Fondo de Aniversario de la Reina Silvia que apoya la investigación y ayuda a niños discapacitados.

Mónaco: fundaciones por partida doble

Jazmin Grce Grimaldi
Gtres

Aunque Mónaco sea relativamente pequeño, en causas benéficas es gigante. Desde hace más de 50 años, la Fundación Princesa Grace viene ayudando en la formación de jóvenes artistas en las más diversas áreas y en la ayuda en un sinfín de causas sociales. Diferente, pero no por ello menos importante, es la Fundación Princesa Charlene, en el que se presta apoyo a jóvenes deportistas sin recursos. Algo con que la esposa de Alberto II se encuentra muy ligada, haber sido ella nadadora de alta competición.

Letizia, Máxima o Victoria: sin fundación, pero con muchas causas

Felipe VI y la princesa de Asturias
Gtres

Pero si piensa que para ser reina o princesa necesita una fundación que lleve su nombre para poder aportar su grano de arena, se equivoca. Muchas son las royals que, sin tener una asociación propia, prestan su ayuda en diversas causas. Es el caso de Letizia. La reina de España es una las cabezas más visibles que presta atención hacia las enfermedades raras y no falla un año a su reunión con la asociación FEDER, al igual que con la Asociación Española de la lucha contra el Cáncer. También su hija, la princesa Leonor, ya se destaca en estas lides gracias a dos fundaciones que acarrean su cargo: la Fundación Princesa de Asturias y la Fundación Princesa de Girona.

Fuera de nuestras fronteras, dos mujeres se destacan por su gran labor social: la reina Máxima de Holanda y la princesa Victoria de Suecia. La soberana de los Países Bajos ha destacado por el apoyo a la reinserción de personas sin hogar y la futura reina de los suecos ha sido de las primeras en abrazar la bandera de la lucha contra el cambio climático.

En definitiva, son todas reinas y princesas preocupadas por los más diversos problemas “reales” de una sociedad cambiante, pero donde siempre hay lugar para luchar por los ideales, contra las enfermedades que las acechan  y apoyar a los que más las necesitan.

Continúa leyendo