Vídeo de la semana

De Masako al príncipe Harry: cuando la depresión llega al entorno royal

Son muchos los reyes y príncipes que han tenido que enfrentarse a trastornos del ánimo en momentos delicados de sus vidas

Emperador Naruhito y Masako
Gtres

No corren buenos tiempos para la Casa Imperial de Japón. Aunque lleva casi un año como emperador, para Naruhito no está siendo una etapa muy feliz. Y es que además del coronavirus, que ha afectado a las celebraciones de su sesenta cumpleaños, el propio monarca ha confirmado que su esposa continúa luchando contra la depresión que lleva sufriendo desde hace casi veinte años. “La fatiga de Masako tiene a prolongarse después de un gran evento o cuando varios de sus compromisos públicos coinciden en el tiempo”, ha declarado el monarca en una reciente rueda de prensa. Un motivo por el cual Naruhito tiende a reducir en la medida de lo posible a agenda de su esposa, para que no se canse en exceso y se sienta cómoda con su labor.

Emperador Naruhito y Masako
Gtres

Aunque en los últimos tiempos Masako se ha mostrado más sonriente y aparentemente feliz, lo cierto es que parece que no ha terminado de recuperarse de la depresión que la atormenta desde 2004, cuando la Casa Imperial confirmó que iba a permanecer apartada de la vida pública por una cuestión de estrés que se relacionaba con la presión por dar a luz a un heredero. A pesar de que la princesa finalmente tuvo una niña parece que su situación mejoró una vez Naruhito llegó al trono. De hecho, no faltó a ninguna de las ceremonias vinculadas a la entronización.

Ari Behn
Gtres

Sin embargo, parece que su estado sigue resintiéndose y no es probable que sea por la cuestión de la sucesión, que preocupa a todo el país ya que no se permite el acceso de la mujer al Trono del Crisantemo y es importante que se plantee una reforma de la ley al respecto. Al margen del caso de Masako, en la realeza hay numerosos ejemplos de miembros de ilustres familias que han pasado por difíciles momentos.El más reciente el de Ari Behn. El exmarido de la princesa Marta Luisa se quitaba la vida el pasado 25 de diciembre tras confesar tiempo atrás sus problemas de depresión. Pero no es el único.

Príncipe Harry
Gtres

El príncipe Harry confesó hace años que tras la muerte de su madre su vida se convirtió en un auténtico caos que le costó mucho superar y que, gracias a su hermano, el príncipe Guillermo, asumió que necesitaba algún tipo de ayuda. Aunque nunca lo ha confesado abiertamente, Charlene de Mónaco podría haber atravesado una fuerte depresión. Así lo declaró una de sus primas, Christa Mayhofer-Dukor quien aseguró que la sudafricana atravesó un difícil momento poco antes del nacimiento de sus mellizos, ya que pasó por un aborto del que nunca se ha hablado.

Magdalena de Suecia fue víctima de una fuerte depresión tras descubrir que su prometido Jonas Bergström la engañaba. Un hecho que la llevó a refugiarse en Nueva York, donde conoció a su actual marido. Aunque no es un royal como tal, el hermano de la duquesa de Cambridge, James Middleton se ha sincerado hace algunos meses sobre los episodios de depresión que ha atravesado a lo largo de su vida. Lo ha hecho como gesto de apoyo al programa “Heads Together” en el han colaborado los Cambridge y los Sussex conjuntamente para luchar contra el estigma asociado a determinadas enfermedades mentales.

Continúa leyendo