Vídeo de la semana

Desvelamos las originales tradiciones que habría tenido que cumplir Beatriz de York en su boda

Desde el vestido blanco a la ramita de mirto: conozca los detalles que hacen de las bodas de los Windsor algo único en el mundo

Beatriz de York y Edoardo Mapelli
Gtres

Hay gente que cuando está baja de ánimos se pone en youtube la boda de la infanta Elena. No nos extraña. La boda de la duquesa de Lugo con Jaime de Marichalar fue el último canto del cisne, la última gran boda real española del siglo XX, sin necesidad de pedir permiso a la de la infanta Cristina, que verdad sea dicha, no fue tan lucida. Lo mismo pasa en Inglaterra. Las bodas reales nos hacen soñar, anhelar un mundo perfecto, donde el amor y la tradición se dan la mano. Hoy, le tocaría el turno aBeatriz de York. Mientras usted lee este artículo, la princesa le hubiera acabado de dar el “si, quiero” a Edoardo Mapelli. Pero el coronavirus lo ha impedido y hasta el año que viene no volveremos a ver algunas de las tradiciones que  se dan en las bodas de los Windsor y que a buen seguro, la princesa habría cumplido.

Blanca y radiante va la novia


El vestir de blanco no es una tradición exclusiva de as bodas reales inglesas pero en honor a la verdad fue allí donde se inició esta tradición que algunos atañen a la pureza y a la virginidad pero que realmente inició la reina Victoria y lo único que pretendía era destacar entre la multitud. Con casi toda seguridad, Beatriz habría vestido de este color. El 2021 desvendará el misterio.
 

Pastel para todos

Los duques de Sussex
Gtres

Los británicos son muy suyos y lo cierto es que en algunas cosas son prácticos y detallistas. Es tradición en las bodas reales que el pastel sea de frutas. ¿Porqué? Pues por que es denso y así se puede obsequiar a todos los invitados con una cajita donde llevar una pequeña porción de recuerdo. Pero como ya nada es como antes, Kate y Guillermo prefirieron un bizcocho de galletas con chocolate, y Meghan y Harry un delirio vegan/detox que tanto gusta en Hollywood: una tarta de flores de saúco. Muy originales. ¿Se atrevería Beatriz con un tiramissú, un guiño a los origines de su futuro marido? Tendremos que esperar.

En la televisión, mejor

En el documental ‘En la cama con Madonna’, la cantante le dijo a su pareja de entonces, el actor Warren Beatty, que no le interesaba hacer nada que no saliera en televisión. Pues de la realeza pop a la británica las cosas no cambian tanto y desde el casamiento de la hermana de la reina, la princesa Margarita, las bodas de la familia suelen ser televisadas. Sin embargo, ninguna cadena mostró interés por emitir la de Beatriz. Quizá cambien de ideas el año que viene.

Oro galés para los anillos

Los duques de York
Gtres

Durante siglos, los anillos de matrimonio de la familia real se extrajeron de una misma pepita de oro de una mina de Gales. En 1981, el Tesoro le dio a los Windsor a una nueva pepita de 21 quilates pues la anterior ya solo le quedaban unos miseros gramos. De esta nueva pieza ya son los anillos de sus padres, los duques de York, por poner un ejemplo.

El mirto

Sin mirto no hay ramo. Al menos para la familia real del Reino Unido. Una vez más, fue la reina Victoria la que impuso esta tradición: una ramita de mirto dentro del ramo de la novia. Todas lo han cumplido desde entonces, incluso Meghan, lo que ya es decir.

Homenaje al guerrero desconocido

La tradición la inició la madre de la actual reina, que antes de entrar en la iglesia, dejó su ramo en homenaje al soldado desconocido y así hacer un guiño a su hermano, Fergus, muerto en la I Guerra Mundial. Ella lo dejó antes de entrar a la iglesia. Otras hicieron la entrega después. Se desconoce que hubiera hecho Beatriz pero mejores tiempos vendrán.

Continúa leyendo